Tarea Política: Jueces Injustos

Por José Luís Santana Ochoa

Fueron los señoritos de ¿Cómo Vamos? Colima al atreverse a sorrajarle tremendo cero a la administración peraltista donde cobra como Secretario General de Gobierno Arnoldo Ochoa González, por el nulo avance de la administración peraltista registrado en el cumplimiento del compromiso en materia de seguridad que su jefe José Ignacio públicamente asumió ante los electores colimenses a quienes prometió que serían felices con él como gobernador. ¡Móndrigos¡ Les hubieran dado un cinco, o ya de perdida un dos o un tres que también son calificaciones reprobatorias. ¡Se les pasó la mano¡ Sin embargo, nadie duda de que no han pasado la prueba del añejo.

Sin ninguna consideración, los severos evaluadores del desempeño de ambos funcionarios se guiaron sólo por los cientos de crueles homicidios dolosos habidos en los últimos meses en la entidad, los robos violentos de escándalo como el muy reciente de contenedores en uno de patio de maniobra anexos al puerto, los imparables robos domiciliarios, asaltos, la cabeza humana depositada al interior del palacio municipal de Manzanillo, la fuga de un reo de la sala donde se le sometía a juicio oral, desapariciones, feminicidios, etc., etc., y etc., no tomaron en cuenta la futilidad del esfuerzo realizado.

Zarco Quintero y sus colegas pasaron por alto que el gobernador “apenas” lleva trece meses en el cargo y su Secretario General de Gobierno año y medio (esta vez), mismo tiempo que también fungió como tal en el malogrado gobierno de Gustavo Alberto Vázquez Montes, tres años de antigüedad acumulada que no se ha visto reflejada en resultados sino todo lo contrario, además de haberse desempeñado un par de meses como gobernador interino. Lo anterior sin tomar en cuenta sus muchos años como diputado local y federal. A diferencia del amigo de Peralta, Luís Videgaray y Caso, se supone que Arnoldo no llegó al cargo a aprender, ya sabía lo que esperaba, así que lo le cabe allegar que apenas lleva 13 meses en tal.

Como los malos estudiantes que no aciertan las preguntas de los exámenes y alegan a su favor el haberle dedicado horas y horas a prepararse para presentarlos, el reprobado Arnoldo le reclamó a ¿Cómo vamos? Colima el que “no haya tomado en cuenta la suma de todos los esfuerzos que ha hecho la administración estatal en el tema de seguridad”, cuando, igual que en los exámenes escolares, lo que se mide son los resultados concretos, objetivos, contantes y sonantes en materia de seguridad pública, no el supuesto o real esfuerzo puesto o no por Peralta y Ochoa en tan delicada tarea que es su responsabilidad.

En lugar de justificar su rotundo fracaso como responsable político de la seguridad de los colimenses y el buen gobierno, Arnoldo debió haberlo aceptado como hombrecito, reconocer que nada “le han enseñado los años, siempre cae en los mismos errores” y haber presentado sin chistar su renuncia para que José Ignacio hubiera quedado en libertad de remplazarlo por quien de verdad le ayude a sacar el buey de la profunda barranca donde lo tiene.

En vano intento de justificar lo injustificable, Arnoldo sacó el mismo disco rayado de la decena trágica que dizque ha impedido que el gobierno peraltista despegue: “En los últimos 10 años Colima sufrió un deterioro en seguridad, porque decreció el número de elementos operativos en la Secretaría de Seguridad Pública y en la Procuraduría General de Justicia del Estado, no se adquirió tecnología, no hubo capacitación ni se contrataron los policías procesales, ministeriales o peritos que se necesitaban. Esos 10 años no pueden ser resueltos en los 12 o 13 meses que lleva esta administración”. ¡Ah que Arnoldo tan sin embargo, no que tan chingón eras¡

Prueba de que Arnoldo y José Ignacio transmiten en diferente frecuencia es que el primero se fue por la vía fácil de los pretextos para justificar su más que probada incompetencia, mientras que el segundo, por primera vez en lo que va de su gestión, al menos reconoció que en materia de seguridad a su administración le “falta mucho por hacer y hay rezagos importantes, pues aun cuando se han logrado avances significativos en otras áreas, los resultados en el tema que más le duele a los colimenses no son satisfactorios”. Ahora lo que debe hacer es jubilar a su Secretario General de Gobierno que ya no está para tales danzas ni rotes.

EL ACABO

  •  Para el presidente estatal de la Confederación Patronal de la República Mexicana, Mario Moncada, “un indicador con cero de evaluación no implica que no se esté trabajando”, afirmación que
  • en honor a la verdad nunca hizo ¿Cómo vamos? Colima. La gran cuestión no es si se está o no trabajado por la seguridad de los colimenses sino si hay o no resultados en la materia.
  •  “Reconocemos que se está haciendo el trabajo, pero también que nos falta mucho por hacer. Estamos dispuestos a trabajar en equipo, sociedad y gobierno”, sentencia el líder patronal cuando, hay que repetirlo cuantas veces sea necesario, lo que los colimenses demandan de su gobierno es protección real y efectiva a sus vidas y bienes, seguridad para trabajar, invertir y ser felices como les prometió José Ignacio, no esfuerzos inútiles, sin ton ni son.
  •  Arnoldo continúa en la tónica de negar los problemas o minimizarlos cuando la terca realidad termina por imponerse, culpando de todos los males de Micaela a los exgobernadores también priistas Mario Anguiano Moreno y Jesús Silverio Ceballos.

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario