Reflexiones al anochecer: Una sociedad cambiante

coyuntura políticaPor Roxy Dueñas Almanza.

Durante los últimos años, uno de los errores más graves que han cometido la mayoría de los partidos políticos ha sido no sólo el distanciamiento que ha mantenido con los ciudadanos, sino también el pretender que estos se adaptarán a las necesidades de las organizaciones partidistas.

Hemos sido testigos del rápido ascenso a la popularidad de quien en aquel entonces, fuera candidato a presidente de nuestro país y hoy, por desgracia, sólo queda un enorme vacío en el poder que es confirmado por una sociedad cada vez más crítica y que poco a poco comienza a ser más exigente con sus funcionarios.

Y de acuerdo a lo anterior, Colima no es la excepción.; en tan sólo un año hemos sido testigos de diversos cambios en el comportamiento político de sus habitantes, desde una elección a gobernador que aún sigue un proceso de impugnación, hasta la conformación histórica de una mayoría distinta en el Congreso del Estado. Atrás quedaron los tiempos donde nos limitábamos a hablar del voto diferenciado y del mismo partido acostumbrado, siempre a obtener el control del estado, situaciones que no generaban grandes cambios en el ánimo de lo colimenses.

Sin embargo, sería difícil hablar de un ganador o perdedor, pues resulta muy osado predecir el futuro político completo aún cuando la actual legislatura ha comenzado sus labores y apenas empezamos a notar las consecuencias de diversas coyunturas políticas; he aquí lo interesante que será el papel que cada actor político y sus propios partidos tomarán durante este tiempo.

Sin duda alguna, al PRI no le quedará más que aceptar su realidad:un partido que por más unido que trate de lucir al exterior, guarda en su interior muchas grietas que tardarán en sanar si continúan con la misma fórmula y además, defienden lo indefendible, como es el caso de Mario Anguiano, quien termina su sexenio dejando un profundo hueco entre los colimenses, mismo que tendrá repercusiones en la cultura política del estado.

Y en Acción Nacional, no se debe confiar sólo en los buenos resultados o depender del trabajo que realicen los representantes públicos de mayor rango, sino de toda su militancia, así como a la par, cuidar con pulcritud sus estrategias de comunicación, cercanía a la ciudadanía, y sobre todo una especial fortaleza que pondere la unión antes que las malas actitudes, pues de ello y más dependerá que los colimenses vuelvan a reafirmar su confianza en el blanquiazul en los próximo comicios electorales.

No hay que descartar tampoco a Movimiento Ciudadano, quien tiene la tarea de no centrar su posición mediática en torno a su dirigente, ya que las personas pronto olvidan los grandes liderazgos si quienes le rodean no resultan ser las personas más idóneas para gobernar.

Acerca de los partidos satélites, es difícil predecir cambios radicales, pues a menos de que sus intereses se vean seriamente afectados, seguirán la misma línea del Revolucionario Institucional, hasta que la muerte los separe.

Por ello, será muy interesante seguir el rumbo que tomarán nuestros representantes populares, pues sin afán de parecer repetitiva, lo anterior será un elemento vital para no repetir errores del pasado, los cuales no sólo se convirtieron en un escándalo mediático, sino también en una carga para las ya lastimadas finanzas públicas.

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas