Concierto Político: Regidores Blandengues

Por Bibiano Moreno Montes de Oca

REGIDORES BLANDENGUES

No es que se deba tener una confrontación permanente con la mayoría del cabildo, pero tampoco se trata de que los regidores priistas del Ayuntamiento de Colima, encabezado por el panista Héctor El Torpedo Insúa García, sean tan blanditos con todas las pifias que comete el chilango avecindado en esta capital.

En términos reales, los regidores Óscar Valdovinos Anguiano, José Antonio El Ruso Orozco Sandoval e Ignacia Nachita Molina Villareal, han sido blandengues frente a las avasalladoras decisiones que impone la mayoría blanquiazul en el cabildo capitalino. No es que deben pelearse por todo –insisto—, pero ninguno de esos regidores ha alzado la voz en contra de los abusos de Insúa García.

Vamos, las mujeres de otros partidos son las que han mostrado más decisión  frente al alcalde de Colima, como son las regidoras Esmeralda Cárdenas Sánchez (del PVEM) y María Elena Abaroa López (del Movimiento Ciudadano), que al menos han manifestado posturas contrarias a las de Insúa García y su aplanadora en el cabildo. Claro, en lo único en lo que ha habido unanimidad ha sido a la hora de aumentarse el sueldo, lo que ocurrió el año pasado.

Esa medida, por cierto, benefició sobre todo a los directores generales de la comuna capitalina, algo que parecía tener dedicatoria, ya que uno de los que resultó con un sueldo superior a los 40 mil pesos mensuales es el responsable del área cultural, el italiano Davide Arena. ¿Será porque el originario de Milán le da un toque internacional al Ayuntamiento de Colima?  Qué sea menos.

Bien: en materia de sueldos ninguno de los regidores han mostrado alguna inconformidad, pero los tres del PRI de plano se han mostrado muy entreguistas al alcalde Insúa García; tanto así, que el propio dirigente sindical, Héctor Arturo León Álam, señaló recientemente que Valdovinos Anguiano podría haber evitado el actual conflicto de la retención de cuotas que se hace a sus representados, pero no lo ha hecho.

El tapón de alberca Valdovinos Anguiano es presidente de la Comisión de Hacienda del Ayuntamiento de Colima, razón por la cual conoce del tema y podría haber frenado las ambiciones de Insúa García; sin embargo, al igual que sus otros dos compañeros, el enanín llegó al cabildo a vacacionar, sabedor de que este fue, tal vez, su último tren en la política.

Sobra señalar que Valdovinos Anguiano es el principal responsable de que no se concretara una alianza entre el PRI y el PVEM, lo que le habría cerrado el paso al entonces candidato del PAN, que apenas superó al priista por un centenar de sufragios, pero que con los  de la verde ecologista hubiera sido arrollado en las urnas. A lo anterior hay que hacer notar que el zotaco es primo de Mario Anguiano Moreno, por lo que no lo veo con posibilidades de nada en 2018.

En este sentido, a Valdovinos Anguiano le vale madre lo que le suceda al sindicato de León Álam (el otro, el del esquirol Javier El Virote Isáis Mayoral, goza de cabal salud por estar al servicio de Insúa García), donde la mayoría de sus integrantes simpatiza con el PRI. ¿Por qué le tiene sin cuidado el sindicato al enanín? Porque sabe que su carrera política concluye en el 2018.

Los regidores Orozco Sandoval y Molina Villareal seguramente se jubilan en el 2018 por la edad, pero Valdovinos Anguiano podría haber seguido algún tiempo más, de no ser por su ojetez de haber parado una posible alianza con el PVEM y, por tanto, abrirle de nuevo las puertas al PAN, lo que todos los colimenses estamos pagando con los yerros cometidos a la fecha.

Por cierto, en algunos medios digitales se mencionó que la retención de las cuotas sindicales de trabajadores del Ayuntamiento de Colima serían utilizadas para las campañas del PAN en el municipio en 2018. También las mordidas de los automovilistas a los agentes del tránsito tendrían el mismo fin.

A saber si será cierto o no, pero el columnista apodado La tartamuda defiende esa postura municipal a capa y espada, pues argumenta, no sin razón, que de algún lado tiene que salir para que le sigan pagando. Ah, porque han de saber que La tartamuda es el columnista de cabecera de los panuchos, aunque sigue haciendo su luchita en el gobierno estatal, cual mercenario que es, como si Chucho el Rataaún fuera el secretario de Administración.

DIPUTADOS EN LA WEB… A

Este viernes 17 de marzo los integrantes de la 58 Legislatura local no se presentaron a su sede del Congreso del Estado. No fueron a sesionar a otro municipio o se trasladaron a presenciar algún evento (un evento es algo que sucede una sola vez, de ahí que sea sinónimo de extraordinario, si bien todo mundo lo confunde con acontecimiento) de manera urgente. No, nada de eso.

Los diputados no acudieron al Congreso local ¡porque no había electricidad!; por tanto, era inútil presentarse a laborar porque, sin energía eléctrica para que funcionara el clima, aquello sería un horno. Así, pues, aprovechando el viaje, de una vez se autorizaron un puente tamaño Golden Gate, pues además del sábado y domingo que son no laborables de rigor, se les atravesó el lunes feriado por el natalicio de Juárez y por el inicio de la primavera.

Está claro que los legisladores confunden receso con vacaciones: el receso no significa que no hagan nada, pero este puente tamaño familiar (viernes, sábado, domingo y lunes) que se tomaron no tiene nombre. Si consideramos que los patricios criollos se echan a la bolsa cerca de 150 mil pesos mensuales y no son tan productivos, se ve de la chingada que, encima, se tomen días de asueto a la menor provocación.

De cualquier manera, desde Los Nicos, pasando por el resto de las bancadas que cumplen con su tarea de convidados de piedra, todos al alimón gritan con singular entusiasmo: ¡No te acabes, Congreso del Estado!

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas