Concierto Político: Insua y la Seguridad

Por Bibiano Moreno Montes de Oca

El presidente municipal de Colima, el chilango Héctor El Torpedo Insúa García, tiene en muy mal concepto a los ciudadanos de la capital que dizque gobierna; tanto así, que hasta cree que les puede ver la cara con el  tema de la seguridad. En todo caso, el angelito recibe dinero por tal concepto, pero se quiere desentender del tema, responsabilizando de todo solamente al Gobierno del Estado.

Así, Insúa García no sólo insulta la inteligencia de los colimenses a los que dice gobernar, sino que hasta se da el lujo de hacerlo con los diputados de la 57 Legislatura local, donde salió muy mal librado en la reciente comparecencia que tuvo ante los tribunos criollos. Bueno, en realidad, más que comparecer, el tipo tuvo un encontronazo con el diputado Nico Contreras Cortés, que fue el que lo encaró por el cinismo mostrado.

El alcalde capitalino, ante los diputados locales, se presentó evasivo sobre su responsabilidad en el tema de la seguridad pública, talón de Aquiles de los tres niveles de gobierno, pero del que se mostró completamente ajeno, con un cinismo digno de mejor causa. Fue el propio Nico Contreras el que le hizo ver que si bien no se hacía responsable de la seguridad de los colimenses, en cambio sí cobraba multas y registraba ingresos por tal concepto.

Porque si bien el tema de la inseguridad ha logrado unificar criterios en cuanto a la necesidad de que  las autoridades de los tres niveles de gobierno deben asumir su responsabilidad en el tema de seguridad pública, el alcalde de la capital del estado se excusó muy tranquilamente, razón por la cual fue severamente cuestionado por los diputados de la 57 Legislatura local.

Al respecto, precisamente con relación al tema de la seguridad pública, los integrantes del Congreso estatal hicieron una invitación a los diez presidentes municipales de la entidad para que expusieran cuál es la situación que priva en materia de seguridad en sus municipios, correspondiendo el martes de la presente semana a los de Colima y Armería.

Como era de esperarse, la nota la dio El Torpedo Insúa García, el cual, evadiendo su responsabilidad como munícipe, aseguro que en la ciudad de Colima la seguridad pública es responsabilidad del Gobierno del Estado, aunque reconoció que el artículo 115 de la Constitución General de la República establece a la seguridad pública como una función del municipio.

Por supuesto, el tipo culpó a los medios de comunicación, que en ocasiones se han referido de manera distinta a sus declaraciones sobre el tema de seguridad. Para rematar su comentario, el alcalde dijo que por eso es difícil explicarles a los ciudadanos el ámbito de responsabilidades de cada uno de los tres niveles de gobierno en este tema, aunque evidentemente el único que no entiende que no entiende es él.

Así, pues, con tal de no asumir su función en el área de seguridad pública, el alcalde Insúa García repartió culpas por todos lados, aunque el diputado Nico Contreras le dijo en su cara que es “incongruente e ilegal” que no se preste el servicio (de la seguridad pública), pero sí se sancione y se cobren las multas por ese concepto en el municipio de Colima.

Resulta ilógico que a estas alturas el alcalde desconozca la responsabilidad del municipio en materia de seguridad, pues su administración sanciona y recauda las multas correspondientes a dicho rubro, apelando a un convenio de hace siete años –que por ninguna razón puede estar por encima de la Constitución—, pero  aceptando que su Ayuntamiento sanciona, recauda y dispone de dichos recursos económicos, aun cuando no ejerce a plenitud la responsabilidad de brindar seguridad a la ciudadanía del municipio.

Pero la mejor perla de la comparecencia fue cuando se  expusieron fotografías y versiones periodísticas donde elementos de seguridad pública y vialidad del municipio de Colima realizan  labores de limpieza en diversas colonias del municipio capitalino, a lo cual el alcalde Insúa García respondió ¡que eran labores voluntarias de los efectivos de la corporación! Sí, estimado lector, aunque usted no lo crea.

En fin, lo congruente es que si Insúa García no quiere responsabilizarse de la seguridad pública del municipio, también tendría que dejar de beneficiarse con los recursos que ingresan a la tesorería municipal por tal concepto. O bien, como  dijera el clásico, al fuereño alcalde de Colima se le puede decir lo mismo que a otros que, en su papel de autoridad, fingen demencia senil: ¡Si no puedes, renuncia!

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario