Comentario a Tiempo: Capacitación o destrucción

reformaeducativaPor Teodoro Rentería Arróyave.

Coincidimos con las autoridades, que la Reforma Educativa es la de mayor calado de todas las aprobadas, porque con ella se garantiza el futuro de la nación, “la que nos va a permitir preparar de mejor manera a las presentes y futuras generaciones y permitirá hacer de México un país mucho más grande y competitivo”, como lo aseguró el presidente, Enrique Peña Nieto.

No sabemos a qué obedece esa campaña en contra de que los maestros sean evaluados, en todos los órdenes y en todas las disciplinas es obligación sine qua non, demostrar capacidad para obtener un empleo, para ascender a otros de mayor categoría.

En la propia Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM, para obtener un puesto en la cátedra es por oposición, es decir, compites con otros para lograr un puesto de maestro.

El sindicalismo mal entendido y al servicio del poder vino a deformarlo todo. Los líderes no se conformaron con obtener todos los beneficios que les ofreció el sistema sino que para eternizarse en el mismo corrompieron a los maestros con el regalo de las plazas y de los ascensos.

La Reforma Educativa, pese a quien le pese, es lo que pretende: acabar con esas canonjías con las cuales en el tobogán de las complicidades, en el último lugar estaban los alumnos, los educandos.

Para esos que aún los defienden, deberían de revisar las estadísticas, los peores resultados en la educación se dan en los estados donde los seudomaestros se oponen a ser evaluados, todos los sabemos, por orden de máxima a mínima capacidad: Oaxaca, Michoacán y Chiapas.

El viernes pasado, se nos informa, se hizo el primer ejercicio en la Bolsa Mexicana de Valores, BMV, para subastar bonos educativos por 50 mil millones de pesos, mediante los Certificados de Infraestructura Educativa Nacional, CIEN.

La respuesta fue de una gran demanda, se obtuvieron 8 mil 500 millones de pesos que de inmediato se pondrán al servicio de una mejor infraestructura para las niñas y niños de nuestro país, informó el presidente, Enrique Peña Nieto.

Nuestra generación, obvio con muchos ayeres, disfrutó de las escuelas surgidas y creadas por la Revolución Mexicana, después el caos: los reformistas que cancelaron las asignaturas de historia y civismo y las plazas de maestros las convirtieron en cheques de cambio de corrupción.

Tiene razón el Secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, cuando afirma que con maestros bien preparados y escuelas dignas, serán en su conjunto, el centro de la transformación del país, que en síntesis, es la Reforma Educativa.

El dilema está planteado: preparación y excelencia en los maestros o la destrucción de la educación y por ende del país.

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas