Al Desnudo: Manzanillo en la mira

Por Édgar Rodríguez H.

El municipio de Manzanillo ya huele a 2018 y todo parece ser que la pelea será entre dos contendientes: el experimentado, actual diputado federal por el Partido verde Ecologista de México Virgilio Mendoza Amezcua, y el novato dirigente municipal del PRI en el puerto Rubén Álamo Navarro, quien está dispuesto a dar la pelea para convertirse en el próximo presidente municipal de uno de los ayuntamientos con mayor número de votantes y en consecuencia de mucha importancia para cualquier actor político.

La moneda está en el aire y quien llegue con mayor porcentaje en la víspera de los comicios de 2018, será quien tendrá el apoyo no sólo del partido al que representa actualmente, sino con el de su competidor. En el caso de Virgilio Mendoza, actualmente diputado federal por el PVEM, tiene amplia experiencia en el tema de competiciones electorales, ha sido con anterioridad dos veces alcalde del puerto, la gente lo reconoce y lo recuerda bien por su buen trabajo en pro de los porteños, incluso, eso valió para que Gabriela Benavides Cobos sea la actual alcaldesa, al ser identificada plenamente con la figura virgilista.

Mendoza Amezcua renunció en su momento a ser el candidato del PAN a la gubernatura de Colima, consciente de que no era su tiempo ni su momento político, decidió por la diputación federal y heredó la alcaldía de Manzanillo a su fiel amiga Gabriela Benavides Cobos, quien de no decidir por la reelección, dejará el camino libre a su mentor.

Como se avizoran los tiempos, el dos veces presidente municipal del puerto y actual diputado del PVEM, podría s ser el abanderado del partido del tucán en alianza con el PRI si las cosas se le acomodan y el empresario Rubén Álamo Navarro se suma a su proyecto. De lo contrario, es posible que llegado el momento y si las condiciones no dan para alianzas y acuerdos, se enfrenten.

En los últimos días, Virgilio Mendoza ha realizado un intenso trabajo con las estructuras priistas, panistas y del PVEM a quienes les ha manifestado su deseo de convertirse por tercera ocasión en edil, y si todo se le da y acomoda como lo tiene planeado, el siguiente paso sería la gubernatura del estado en 2021, compitiendo de forma independiente o representando a uno de los partidos que lo han acogido enterados de su capital político.

Por su parte, el actual presidente municipal del PRI en Manzanillo Rubén Álamo Navarro, está en la misma ruta, pero con menos capital político y menos faenas en la arena electoral que lo ponen en desventaja ante Mendoza Amezcua, aún y cuando tiene el apoyo de un importante sector empresarial con nicho en el puerto manzanillense.

Sin embargo, no todo está perdido para el joven empresario Álamo Navarro, su frescura en el ambiente político, su cercanía con importantes grupos empresariales y su trabajo con las estructuras priistas, podrían ponerlo en la antesala de la candidatura por la alcaldía de Manzanillo, abanderado por el partido que hoy representa o incluso de forma independiente si las cosas no se le dan como las tiene planeadas con miras al 2018.

En diferentes ocasiones, Álamo Navarro ha tenido la intensión de convertirse en el presidente municipal de la tierra que lo vio nacer, pero precisamente esos “vividores de la política” a los que se refirió recientemente, son los que le han cerrado el paso, él lo sabe y dispuesto está a no bajarse del tren para cederles el lugar y espacio a los políticos de siempre.

Se dice que…

*El dueño del PAN en Colima Jorge Luis Preciado Rodríguez, dice no pensar en postularse para alguna de las alcaldías de Colima y hace bien, porque seguramente a ninguna accedería, mucho menos en Manzanillo, en donde actualmente gobierna la panista Gabriela Benavides Cobos, quien a su juicio sería una buena candidata del PRI-PVEM.

*Algunos trapitos al sol salieron a relucir durante una entrevista que le hiciera el periodista de Ángel Guardián, Miguel Ángel Vargas a el ex regidor y ex diputado panista Pedro Peralta Rivas, quien acuso a el alcalde Rafael Mendoza Godínez  de exigir en el proceso electoral 2015, 3 millones de pesos para ser candidato por el PAN, aunque dijo desconocer si al final le dieron o no este dinero. “En la integración de las candidaturas internas quien invitó a Rafael Mendoza fui yo cuando estábamos en el proceso de selección de candidatos. Nos pedía tres millones de pesos para venirse de candidato porque eso era lo que le ofrecía el PRI, tengo bastantes testigos, yo creo que no se los dieron porque un compañero le dijo que quizá sí se los conseguían, pero luego se fue a otro partido”.

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario