Ahora es cuando: El imperdonable oscurantismo

Marcha_CNTEPor Sofía Gutiérrez Larios.

Se puede estar rodeado de gente y a la vez estar muy solo. Se ha comprobado que en ocasiones incluso resulta
más peligroso tener un accidente en un lugar lleno de personas, porque la mayoría piensa que alguien más va
a ayudarte y nadie termina haciéndolo, o lo hacen muy tarde.

Pero hay más ironías. También se puede vivir en plena luz y ver siempre oscuro: vivir repletos de conocimientos
y decidir ignorarlos. Ese oscurantismo voluntario, que es imperdonable, persiste en México. No en todo, es
cierto, pero sí en aspectos tan importantes que vuelven a la situación muy crítica. Un claro ejemplo es el
sistema educativo, que está siendo atacado por los maestros de la CNTE desde mayo de este año, cuando
iniciaron su paro indefinido en contra de la reforma educativa, dejando sin clases a los niños de los estados
que paradójicamente necesitan más educación.

Es normal que pensemos que ellos están en contra de la evaluación por la permanencia en el servicio docente,
pero no. Están en contra de todo, y no están dispuestos a encontrar un punto medio. Desean la total
abrogación de la reforma, y no cambiarán su ruta de movilizaciones y plantones hasta conseguirlo, como lo ha
enunciado Adelfo Alejandro Gómez, líder de la sección 7 de la Coordinadora.

Y he ahí el gran problema: el estar en contra de toda la reforma significa que no la conocen. Que no saben que
contempla también grandes beneficios, como el poner a la escuela en el centro, el programa de escuelas de
tiempo completo, la reforma de la formación inicial que tanto nos urge en las normales, el sistema de
asistencia técnica a la escuela, el nuevo programa de becas, la política de impulsar la profesionalización de los
docentes, el nuevo protagonismo pedagógico del supervisor, la nueva política de financiamiento, los nuevos
programas de formación continua, la nueva política de reconocimiento a los docentes destacados, el programa
de acceso a estímulos salariales, el programa Escuelas al Cien, etcétera.

Podría asegurar que la mayoría de los maestros de la CNTE no están informados de toda la reforma, y que
actúan sólo siguiendo a líderes autoritarios e intransigentes. Pero mientras se nieguen a informarse no
podremos salir del problema, porque querrán ver por siempre los puntos negativos y se negarán a dialogar. La solución está en la información, pero no la toman, aunque sea tan sencillo hacerlo.

Pero esa manera de actuar de la Coordinadora es una llamada de atención también para el resto de los
ciudadanos: muchas veces apoyamos o rechazamos proyectos políticos sin estar bien informados de ellos,
sobre todo en las elecciones, al optar por cierto candidato únicamente por su demagogia y campaña electoral,
dejando de lado su trayectoria y propuestas. Esa manera de actuar, en la oscuridad, nos separa como nación.

Por eso aunque es imposible conocer a profundidad todos los proyectos de nuestro país, sí considero oportuno
que se haga algo para que el conocimiento político sea cada vez más cotidiano, y no se puede esperar que los
ciudadanos vayan a él: la información oportuna debe ir hacia las personas, y para ello sería una buena idea
que en todos los niveles educativos, comenzando por la escuela primaria, existiera una asignatura de
Información Pública, que nos empapara de manera simple y objetiva de lo que nos rodea, sin comentarios ni
tintes personales. Entonces sí podríamos distinguir los puntos positivos y negativos de cada proyecto, y decidir
con toda libertad cuáles apoyamos, liberándonos de las pesadas cadenas de vivir en el oscurantismo que hoy
nos vuelven manipulables y que no dejan que al caminar, nuestros pasos sean más grandes que nuestros
retrocesos.

Por lo pronto, ojalá que los miembros de la Coordinadora, por el bien de todos, puedan entenderlo.

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas