Abraham Elías, Pasión por la Música

Abraham Elías López 008Es la música la que lo elige a uno; desde muy pequeño sentí ese llamado muy fuerte, es algo que llega es como si una luz te estuviera llamando, atrayendo expresó Abraham Elías López, intérprete de música renacentista, barroca y contemporánea, al ser entrevistado en exclusiva de cara al concierto de flauta que presentará este martes 10 de septiembre en el Teatro Hidalgo.

Abraham Elías,  -cursó la maestría como concertista en flauta de pico en Utrecht, Holanda y estudios de doctorado en Arqueomusicología en la UNAM; exbecario de Conaculta, de la UdeC y del Gobierno del Estado, para estudios en el extranjero- puntualizó que la vocación en cualquier oficio o disciplina es un fuerte llamado interior, una pasión muy intensa que apunta a la superación,

Es integrante de una familia de profesionales brillantes, algunos con estudios de doctorado y postdoctorado, y otros con alta especialidad en diversas disciplinas, que han superado la adversidad, a través de la tenacidad y el estudio.  En torno a su trayectoria musical, su formación académica y otros asuntos conversamos con este colimense destacado miembro del Seminario de Cultura Mexicana. Esta es la entrevista.

LA VOCACIÓN MUSICAL

El Comentario (EC). ¿Cómo surge un músico, lo planeaste, fue circunstancial, es un proyecto de vida,  es un accidente, qué es?

Abraham Elías López (AEL). Pienso que es la música la que lo elige a uno, en mi caso yo desde muy pequeño sentí un llamado muy fuerte por ella; es algo no fácil de explicar con palabras, es como si una luz te estuviera llamando, atrayendo y lo único que haces es caminar hacia esa dirección.

EC. ¿Tú crees que la vocación, cualquiera que esta sea, cualquier oficio,  es un  llamado interior?

AEL. Definitivamente interior, creo que la vocación termina imponiéndose en las personas, tarde o temprano aunque alguna persona haya elegido alguna otra distinta a lo que es su pasión termina haciendo algo relacionado a ello, en mi caso di algunas vueltas pequeñas pero finalmente caminé en dirección digamos veloz hacia mi luz. Además, estoy plenamente convencido que eso que llamamos vocación, no es más que una aptitud innata que tarde o temprano sale y te lleva a la acción.

EC.  ¿En dónde cursaste tus estudios?

AEL. Fue muy interesante, estuve en varias escuelas públicas del estado de Colima, por ejemplo las escuelas José María Morelos, Gregorio Torres Quintero,  José S. Benítez, y una de las cosas interesantes fue que como estuve en muchas escuelas conocí a  muchos amigos y después los encontré en la Secundaria Federal Enrique Corona Morfín donde prácticamente conocí a la mayoría, termine en el 89 e ingresé al Bachillerato Técnico # 4 en el área de analista químico porque estaba perfilándome para las áreas de la biología, de la química, de la salud, de hecho empecé a estudiar medicina dos años, pero mi vocación como lo mencioné hace unos momentos se impuso y fue que me lancé a estudiar a la ciudad de México en el 92, la carrera de Licenciado Instrumentista en la Escuela Nacional de Música de la UNAM, con la maestra María Díez-Canedo, una gran flautista y artista de este país.

CONCIERTO EN EL TEATRO HIDALGO

EC. En relación a tu concierto el próximo martes 10 de septiembre, ¿qué nos puedes referir?

AEL. Bueno es el segundo concierto del festival Alfonso Michel 2013, que organiza la Secretaría de Cultura del Estado, mi ensamble de música antigua Lux Aeterna se complace en presentar el programa Ruckers 1640, que incluye el pre-estreno de un instrumento musical poco común en las salas de concierto; la réplica de un clavecín flamenco del notable luthier Jan Ruckers de 1640 en  Bélgica. El instrumento que el público tendrá la oportunidad de escuchar en el Teatro Hidalgo, fue construido por el holandés Titus Crijnen en Saviñan, en el año 2011. El programa de concierto aborda música Italiana de Giovanni Pandolfo Mealli, Darío Castello, música Holandesa de Jacob van Eyck y Jan Pieterszoon Sweelieng. En la segunda parte del programa, el público se deleitará con obras de Francesco Mancini, Shedeville-Vivaldi, entre otros.Los músicos participantes son Santiago Álvarez  y tu servidor, Santiago es un colega músico que también estudió su maestría en Utrecht, Holanda. Es uno de los pocos músicos mexicanos experto en la interpretación del clavecín.

EC.     Sigues tu desarrollo profesional musical, y te vas forjando no solamente es estudiar…

AEL. Yo siento que la música en este caso, ha sido como un pilar fuerte de mi actividad en la ocupación de mi tiempo, pero alrededor de eso siempre hay otras disciplinas, otras actividades que complementan el trabajo en este caso de un músico estas son por ejemplo practicar un deporte, siempre he nadado durante toda mi vida eso me ha ayudado a mantener siempre el aparato respiratorio sano, y en condición para tocar un instrumento de aliento, es interesante porque cuando estuve  estudiando en la facultad de Medicina la doctora Bertha Olmedo Buenrostro que fue mi maestra de anatomía, pues yo me despedí y le dije que me iba a dedicar a la música, años más tarde me la encontré y me dijo: “qué has crecido tanto, tengo la idea de que a lo mejor por tu actividad el tórax se expande”, y así quedó pero me llamó la atención su comentario; y así alrededor ha habido  otras disciplinas que me han apasionado como la arqueología, la antropología, la Etnomusicología, el estudio de las culturas étnicas del mundo.

LA COSMOVISIÓN DE LA CIVILIZACIÓN MAYA

EC. Yo conozco a tu padre, tiene un origen guatemalteco, una ascendencia maya, una constelación muy interesante ¿qué significa eso para ti?

AEL. Es un gran significado, es una herencia increíble, -esto nunca lo he dicho en ninguna entrevista- pero pienso que los dioses de los mayas no fueron vencidos, y eso está aun presente, por ejemplo, en el uso que hago del calendario maya, y que de alguna forma ha guiado mi rumbo.

La civilización maya tuvo una organización social, económica y política propia, que aun lo podemos ver en su filosofía, arte y cosmovisión. No cabe duda que todo esto, ha sido para mí una herencia de trasmisión oral a la que me remito en todo momento.

 

EC. Tengo noticia que ustedes son profesionales brillantes en diferentes disciplinas… ¿Es un reto, el hecho de tener hermanos brillantes?

AEL. Mira, nunca lo he visto así, en realidad solamente hago mi trabajo, me concentro en lo que tengo que hacer, con mis hermanos siempre hemos compartido nuestras experiencias y logros obtenidos, cada quien en su área.  Recuerdo, por ejemplo, a mi hermano Pablo David quien es escultor y arquitecto ha diseñado y esculpido monumentales esculturas de nieve en competencias internacionales en Brekenridge, Colorado; a raíz de esto nos hemos escrito por internet, hemos chateado, hemos conversado sobre ciertos aspectos artísticos, técnicos, filosóficos, de emotividad, y eso a mi me da mucho gusto que esta comunicación se dé y que de alguna forma estamos conectados en pensamiento. Sin embargo, es cierto el tener hermanos destacados, en lo particular me motiva cada día a ser mejor en lo que hago.

EC. Decía Albert Einstein “que la necesidad y la adversidad son la madre de la creatividad”, ¿qué opinas de esto?

AEL. Pienso que sí, porque hay ejemplos claramente demostrados en la historia de pueblos y personas  que levantándose de las ruinas surgen tremendamente sacando lo mejor de ellos, esto no cabe duda depende de la estructura cultural y emocional de cada uno; es decir, cuando la cultura es fuerte y las emociones son positivas las necesidades son satisfechas y la adversidad se vence.

EC. Hay casos opuestos de gente que tiene muchos recursos y que de repente los hijos no destacan… acaso sea un error darles todo a los hijos…

AEL. Mi opinión a esta pregunta es que no hay una regla general de comportamiento humano, como todos sabemos la personalidad de los seres humanos es muy compleja en su estructura y funcionamiento. Yo tuve la oportunidad de tener compañeros con una posición económica muy buena y a la vez fueron muy buenos estudiantes y buenos profesionales. Entonces, yo pienso que esto depende más de otros factores, tales como la motivación, los valores que se inculquen en la casa, la disciplina, el ejemplo que reciban de sus padres, entre otros.

EC.  ¡Que puedes comentar de tu estancia en Holanda?

AEL.  Creo que la posibilidad para los jóvenes latinos de estudiar en Europa es un sueño fascinante, ese sueño yo lo hice realidad. Desde que llegué a la ciudad de México a estudiar tuve muy claro que tenía que irme a Holanda o a Europa a estudiar, pero si me hubiera quedado esperando que me llegara una beca, todavía estaría esperándola, entonces me parece que en mi caso yo tomé esa determinación y me fui por mis medios, y estando allá recapacité de que no fue algo tan sencillo viendo la realidad puesto que el nivel de vida es muy alto, es muy caro y otras cuestiones más que hay que tomar en cuenta para vivir en un país de estos. Dada esta situación recurrí a solicitar apoyos a la Universidad de Colima, el Gobierno del Estado y el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, de quienes fui becario.

EC. ¿Quienes fueron tus maestros?

AEL. Desde que estaba en la ciudad de México, tuve la oportunidad de escuchar la orquesta de William Christi, quien es un director de orquesta francés especializado en ópera, en esta orquesta toca un flautista que ha sido un ideal sonoro a seguir, me refiero a Sebastián Marq, entonces yo platiqué con él después de este concierto en Bellas Artes, le dije que tenía las intenciones de estudiar en el Conservatorio Real de la Haya, Holanda, contestándome que él era profesor de esa institución. Me sugirió que fuera a hacer audición (examen) en dicho conservatorio, me preparé como tres años antes, y fue que llegué e hice el examen, fue una audición muy complejo, muy difícil, afortunadamente lo aprobé y llegué a tomar clases con este flautista francés que de hecho vivía en París pero viajaba a Holanda a dar clases de flauta. Estoy convencido que  los maestros que tuve contribuyeron en diversos grados en mi formación musical, pero los profesores que tuvieron gran influencia en la interpretación musical fueron: en México María Díez-Canedo, en Holanda Dorothea Winter, Sebastien marq y Heiko ter Shegget, de quienes tengo un alto sentimiento de gratitud.

UN DISCO EDITADO POR LA UNIVERSIDAD DE COLIMA Abraham Elías López 015 (1)

EC. Tienes un disco que se llama La flauta en el jardín de las delicias, es un disco editado por la Universidad de Colima…

AEL. Surge primordialmente por mi deseo de presentar un material fresco para mi ingreso al Seminario de Cultura Mexicana corresponsalía Colima, en el cual tuve la fortuna de ser aceptado después de un proceso de selección muy específico, integré una serie de grabaciones que tenía aún pendientes en mi fonoteca, grabaciones que realice cuando estaba estudiando en Holanda, grabaciones profesionales que hice allá, y algunas otras grabaciones que hice en el Museo Nacional del Virreinato de Tepotzotlan y las integré en un disco que se llama “La flauta en el jardín de las delicias” precisamente porque hay un tratado de flauta en Holanda que se llama Der Fluyten Lust Hof, escrita por un flautista que era campanero de la ciudad de Utrecht, una torre increíble, fue la torre más alta de Europa del siglo XIII, este señor era ciego y se encargaba de afinar las campanas de todos los carrillones de las torres de Holanda, y escribió este tratado porque el acostumbraba tocar la flauta en un jardín de flores, y era contratado por el Estado incluso para amenizar esos momentos.

EC. ¿Qué significó para ti el ingreso al Seminario de Cultura Mexicana?

AEL. Para empezar es un  gran honor pertenecer a esta Organización científico cultural  de gran tradición en el país, personalidades como Frida Khalo, el maestro Carlos Prieto hablando de artistas que han pertenecido a esta sociedad, y significa para mi primeramente un gran honor, una gran deferencia a mi persona  y al trabajo que he venido realizando, y sobre todo que mi labor pueda contribuir de alguna forma a las actividades que enmarcan al Seminario de Cultura Mexicana que en este caso son la divulgación del arte y de la ciencia.

EC. ¿Qué significado tuvo para ti el programa de movilización internacional del proyecto académico de la Universidad de Colima?

AEL.  Es una gran oportunidad la que tienen ahora los jóvenes, cuando yo estaba estudiando todavía no existía ese programa en los términos que actualmente se desarrolla. Sin embargo, pienso que lo que yo hice también fue una forma de movilidad internacional, que me llena de orgullo.

EC ¿Cuál sería tu mensaje a la sociedad colimense, a los lectores, a los jóvenes universitarios?

AEL. Considero que la preparación en cualesquiera de las disciplinas del saber humano que elija una persona, es una buena inversión de tiempo, esfuerzo, y dinero. El desarrollo y enriquecimiento de las aptitudes personales tiene un gran valor en la vida de los seres humanos y en la sociedad en la que vivimos. Entre mejor estemos preparados nuestra sociedad será mucho más fuerte y será un contrapeso importante a la ignorancia, a la inseguridad, la drogadicción y a otros muchos males que padecemos en este momento.

Finalmente felicito a los estudiantes  universitarios por los logros académicos que están obteniendo, los invito a continuar preparándose pues este esfuerzo bien vale la pena.

Asimismo, los invito a mí próximo concierto que tendrá lugar en el Teatro Hidalgo, la cita es el martes 10 de septiembre a las 20:30 hrs.  en el marco del Festival Cultural Alfonso Michel que organiza la Secretaría de Cultura del Estado, en donde vamos a estrenar un instrumento musical fantástico, se trata de un clavecín, instrumento antiguo de teclado. La entrada es libre.

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas