LIBROS DE TEXTO, VERGÜENZA NACIONAL

Pasaron los años de gloria y buena educación pública, las generaciones que les tocó recibir la instrucción primaria y secundaria en las Escuelas de Gobierno, porque no había otras, no se quejan de una educación deficiente que haya generado profesionistas o con bajo coeficiente en el aprendizaje.

Los libros de texto impulsados por Martín Luis Guzmán y Jaime Torres Bodet, en la administración de López Mateos como Presidente de México, fortalecieron la educación escrita en el Artículo Tercero Constitucional.

El tiempo pasó y en la actualidad la sabiduría de los políticos  encubiertos de pedagogos, investigadores, científicos y más bellezas que les adjudican, ante la decisión presidencial, los encumbra como Secretarios de Educación Pública y en su ejercicio que raya en la ignorancia, los libros de texto han experimentado una considerable baja de calidad y contenido que los ubica en la actualidad en LA VERGÜENZA NACIONAL.

La famosa REFORMA EDUCATIVA, ha servido de pretexto político y no de calidad educativa, lo cual se muestra en los bajísimos resultados que los niños mexicanos obtienen en todos los instrumentos de evaluación internacional.

Millones de libros de texto con errores y fallas de fondo, que no se resuelven con unas sentidas disculpas o refiriendo las causas a los que ya se fueron.

Con la educación no se juega ni debe ser instrumento de confusión.  La REFORMA EDUCATIVA debería incluir primero a renovar la Secretaría de Educación Pública, Institución donde todos caben y en ocasiones hasta maestros.

 

¿i tú, que piensas?

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas