GOBIERNO ESTATAL, LIMITADO Y ENDEUDADO

Es preocupante la situación económica que se está presentando en el Estado de Colima, en los últimos años es más común escuchar que los negocios no levantan, que abren con la ilusión de prosperar y al poco tiempo cierran por la ausencia de ventas.
Se mira también con tristeza como a diario aparecen anuncios de se vende un inmueble o se renta un local comercial, aunado todo esto al desempleo abierto que sufren miles de profesionistas, técnicos o ciudadanos que no encuentran donde emplearse.
Durante años el gobierno estatal y los municipales estimulaban la economía mediante obras públicas, compra al comercio local y la demanda de servicios de negocios instalados en el estado.
Sin embargo eso no ha sucedido y la baja en el comercio se acelera y se desploma en caída libre, la obra pública no aparece excepto la federal, que poca derrama económica genera.
El origen de todos esos males se encuentra en un alto porcentaje en el presupuesto de egresos del Gobierno del Estado, el cual, en el año que corre 2013 presenta una estructura financiera donde al gasto corriente se destina aproximadamente el 95% del total de recursos, es decir de los 8 550 millones de pesos, el gasto en servicios personales, administrativos y apoyos económicos es de alrededor de 8 000 millones de pesos.
Dejando solo para invertir en obra pública 335 millones y para el pago de intereses se destinan otros 151 millones de pesos. Ahí está el detalle decía Cantinflas.
Con esa limitante presupuestal y con una deuda cercana a los 3 000 millones de pesos, al Gobierno del Estado solo le queda decir: “Austeridad porque no hay, no hay, austeridad que es la norma del gobierno y me late que así seguirá”. Si agregamos que el Gobierno Federal bajó la estimación del crecimiento económico de 3.1% a solo 1.8%, es decir, se desploma la economía, se incrementa el desempleo y se desdibuja el discurso.
Ahora se necesita no mover tanto a México, porque al parecer con mucho movimiento está provocando un sismo económico que a Videgaray como Secretario de Hacienda solo le quedará decir directamente al Presidente: “A sus órdenes jefe, bajamos pero no nos quebramos”

¿i tú, que piensas?

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas

1 Comentario

  1. cansado

    Cada día es más difícil mantener un negocio, porque el Gobierno en lugar de
    ayudar, te limita cada vez más, y te exprime al grado de no poder generar ingresos. Entre IMSS, impuestos, CFE, y limitantes de los inspectores trabajas nada más para ellos.

Los comentarios están cerrados