EL VOLCÁN: De la voluntad ciudadana a la voluntad magistral

democraciaPor Hassán Hernández.

El que gana suele reír por haber logrado una victoria ante la competencia de varios. El perdedor muestra coraje, tristeza y busca cómo hacer valer su inconformidad, presentando pruebas intrascendentes ante los jueces, con el propósito de buscar se le reconozca un triunfo que no logró.

En la democracia, el sistema electoral es aprobado por los Partidos Políticos, Diputados, Senadores y Autoridades Gubernamentales, todos a una sola voz, Gritan y se Regocijan al decir “QUE SEA LA VOLUNTAD DEL PUEBLO la que elija a sus Gobernantes”.

Esa cantaleta es el estandarte de las campañas políticas por todos los candidatos sin importar su color e interés partidista. Sin embargo, resulta que al término de la campaña y después de la jornada electoral y el cómputo respectivo, el resultado de la “Voluntad popular” que asigna un GANADOR, el PERDEDOR no lo acepta y recurre a los medios judiciales para IMPUGNAR esa voluntad popular.

Transferir la “Autoridad Máxima del Ciudadano” en miles de votos a una “MINORÍA SELECTA”, vestida con atuendo de “CURAS EN PARROQUIA” para que validen y juzguen la “Voluntad Ciudadana”, es más que burla y engaño para una población que acudió al llamado de ser respetado su voto, de contar cada uno de los sufragios y sobre todo NO CAER EN CORRUPCIÓN ELECTORAL.
Quién pretenda lavar sus culpas montando una CARPA de actores PERDIDOS, se curan en SALUD, después de haber sido ellos los protagonistas de la IRREVERENCIA CIUDADANA.

La voluntad ciudadana es democracia, lo demás es “UNA CHINGADERA”.

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas