COMENTARIO A TIEMPO: Redescubriendo a Puebla

comentario casa del mendrugoPor Teodoro Rentería Arróyave.

“Averígüelo Vargas”, es una expresión para dar a entender la suprema dificultad de averiguar, de conocer la explicación o los motivos de algo, según el portal académico, además fue título del programa del primer radiodifusor de la familia. Don Francisco de Vargas era un personaje muy famoso en la corte de los Reyes Católicos. El tal Vargas era el encargado de enterarse e informar a la reina Isabel de todo lo que sucedía en la corte y de las quejas o pretensiones de los cortesanos. La frase, incluso, llegó a figurar como fórmula hecha en los decretos reales, cuando se encargaba a don Francisco alguna misión.

Más o menos en lo que ocurre cotidianamente en Puebla, por ello mismo además de sus coterráneos el visitante, el turista tiene que redescubrirla para su placer y encanto.

Ahora nos preciamos de haberla redescubierto, cuando menos en una nueva maravilla de historia y de arquitectura, con una anfitrión de primer orden, su alcalde, José Antonio Gali Fayad, acompañados del director de Comunicación Social, Ricardo Gutiérrez Loyola y Héctor Hernández Sosa, jefe de la oficina del Presidente Municipal.

Tony, como le gusta que le llamen, presume de los importantes rescates de la ciudad que gobierna, no espera a que lo “Averigüe Vargas”, con toda la sencillez que le distingue fue como un especial guía citadino para que conociéramos lo que encierra en historia, muy aparte de su excelente gastronomía, “La Casa del Mendrugo”, una casona del Siglo XVI reconstruida sin perder un ápice su pasado antropológico-histórico.

¿Por qué La Casa del Mendrugo? Porque, nos explica, cuando la habitaron los jesuitas, los humildes llamaban a la casona para pedir algo que comer y los monjes les entregaban un mendrugo de pan. Recordamos el barrio de los Miserables de París, cerca de la Iglesia el famoso restaurante “Au Pied de Cochón”, donde ocurrían los desheredados por algo de comida para calmar sus hambres.

Abre sus puertas “La Casa del Mendrugo” lo hizo con un hermoso pensamiento: Son tantas historias y es una sola, la historia de cada uno de nosotros, la única historia a la que pertenecemos y a la que nos sumamos. La tierra es parte de la historia y la historia parte de la tierra: ambas son lo mismo.

Los hombres y las mujeres somos carne de la tierra en un círculo eterno de nacer y morir y de reintegrarnos a la tierra de donde fuimos creados. Es un espacio con 3,500 años de historia. Donde fue encontrado el entierro con esa antigüedad de la olmeca, Chuchita, el ser humano más antiguo conocido que ha vivido en lo que ahora es la ciudad de Puebla, que habitó una aldea en la rivera del rio Almoloyan, San Francisco, o actualmente Boulevard 5 de mayo.

Lo invitamos a redescubrir cotidianamente a Puebla. Por nuestra parte el agradecimiento sincero al presidente orgulloso de la labor de rescate, al amigo, Tony Gali.

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas