IPENSAMOS: ¡Ya chingamos, tiramos la evaluación!

Foto: 24 horas.
Foto: 24 horas.

En pocas ocasiones o muy rara vez, el Gobierno toma una decisión y al corto tiempo la cambia sin convencer en su argumentación a la opinión pública. Lo conocimos con la licitación del tren rápido, el cual fue convocado y asignado y a unos días sin mediar resolución alguna por vicios en el procedimiento, el Ejecutivo Federal propuso el 6 de Noviembre de 2014, dejar sin efecto el fallo de la licitación del tren de Alta Velocidad México – Querétaro, el cual viajaría a 300 km/hr con una demanda de 27 mil usuarios por día. Primero sí y luego no.

Pasado el tiempo se incurrió en otro revés presidencial, al suspender el proceso de evaluación para ingreso, promoción y permanencia de docentes en educación básica y media superior. Primero va la REFORMA EDUCATIVA, luego no va, denle para atrás y esperemos tiempos mejores.

Esa decisión ha sido muy criticada por las Organizaciones Sociales de Educación Superior y del PROPIO CONGRESO de la UNIÓN, al exigir, mediante un punto de acuerdo de la comisión permanente avalado por todas las fuerzas políticas en ella representadas, que no se suspenda el proceso de evaluación y se cumpla a cabalidad el mandato constitucional, con lo establecido en la Ley de Servicio Profesional Docente y con el PROGRAMA acordado por el INSTITUTO NACIONAL DE EVALUACIÓN DE LA EDUCACIÓN (INEE).

Con esas determinaciones, el GOBIERNO DE LA REPÚBLICA envía un mensaje a la NACIÓN de poca seriedad y debilidad institucional, al cambiar de manera repentina un proceso legal y violar la Constitución en materia educativa.

No es bien visto por el pueblo de México, ni por la comunidad internacional, cambiar de opinión y más cuando se festeja el acuerdo colectivo y luego se esconde el acuerdo particular. Avanzar y retroceder es inmovilidad.

Por eso la CNTE festeja su triunfo ante la REFORMA EDUCATIVA y grita en sus manifestaciones, “plaza magisterial en automático, no evaluación”.

Cedió el Gobierno a la demanda de la CNTE, por lo tanto, las voces disidentes expresan: ¡Ya chingamos, tiramos la evaluación! Vamos por la caída en la elección, la CNTE sigue viva.

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas