CONCIERTO POLÍTICO: EL Idilico Jorge Luis

JORGE LUIS CONCIERTO POLÍTICOEn la óptica de los seguidores, paniaguados, gorrones, “analistas” y demás ladillas que andan pegados a Jorge Luis Güicho Domínguez Preciado Rodríguez, candidato del PAN a la gubernatura del estado, la mayoría de los que no simpatizan con su ídolo –extraña mezcla de AMLO y Fox— tendrían que estarle echando porras, hurras y vivas en estos momentos al senador con licencia de minoría, en lugar de denostarlo con fe.

La idílica realidad, empero, es otra: Jorge Luis es un político corrupto, sucio, tramposo, mentiroso, ruin; en fin, es la suma de todos los que, como él, se meten a la pinche grilla para enriquecerse escandalosamente. Así, apenas con nueve años de succionar del erario público (tres de diputado local, tres de diputado federal y tres de senador de la República), el individuo resultó tener propiedades por 62 millones de pesos, aunque ofendió a los colimenses con el cuento de que “sólo” tenía poco más de 5 milloncejos.

¿En qué otro país del mundo puede un politiquillo de medio pelo, como un Güicho Domínguez Preciado que presume que viene desde abajo, se puede volver rico de la noche a la mañana? Exacto: sólo en México. En cualquier otro país del mundo medianamente civilizado ya estarían sobre un sujeto con tales características lo mismo las autoridades judiciales que las hacendarias, a fin de investigar hasta el último resquicio por donde se pudiera colar algo.

Atenido a que es un político de Mexiquito, donde cualquier gandaya se puede transar hasta al mismo Papa, Jorge Luis hace trampa en sus declaraciones patrimoniales, miente descaradamente sobre diversos temas y, encima, oculta una fortuna que no corresponde a apenas nueve años de mamar en cargos de elección popular donde jamás ha ganado una elección (no cuento los escasos tres meses que cobró de nuevo como diputado local, pues en esa ocasión lo echaron a patadas para nunca más volver, aun cuando amenazó con regresar).

Por más brincos y piruetas que dan los “analistas” que defienden de forma tan vehemente y desinteresada (ajá) a Güicho Domínguez Preciado, sobre el tema de la corrupción de su candidato a gobernador no dicen ni madres. ¡Cómo, si se encuentra bien metido en corruptelas hasta el pescuezo! Y es obvio que de la campaña, de la cual se ha excedido que es un contento el postulante blanquiazul, ha salido bastante lana para echarles unas mazorcas a los puercos trompudos que le aplauden a Jorge Luis en sus respectivos medios.

Así, cuando los candidatos a gobernador del estado, postulados por los diferentes partidos, participaron en ese engendro gramatical denominado ¿Cómo vamos? Colima, Jorge Luis tuvo la suficiente cachaza para señalar que va a atacar con varias medidas la corrupción, cuando él es un ejemplo viviente de esa corrupción a la que supuestamente va a combatir. ¿De dónde salieron sus 62 millones en propiedades? Antes no ha dicho que fue un regalo que le dio Slim o que es la herencia que le dejó un pariente lejano: cualquier mentira con la que quiera verle la cara a los colimenses.

PRENSA MILITANTE. La denominada gran prensa, como se conoce a los periódicos de la capital del país que circulan por todo el país, siempre había militado en las filas del PRI en los buenos tiempos del partido casi único, salvo algunas pocas excepciones. Conforme avanzó la lucha por la defensa de la libertad de expresión, algunos medios comenzaron a dar color sobre sus reales preferencias políticas.

Hoy en día hay claros ejemplos de militancia partidista en algunos medios de comunicación nacionales, que no ocultan sus simpatías, por más que se quieren ver “imparciales”. Son dos los casos que me ocupan: por un lado, El Universal, que se ha puesto del lado de la causa del PAN; por el otro, Reforma (el grupo empresarial y periodístico al que se suman El Norte y Mural), que hasta hizo un candidato “independiente” en el estado de Nuevo León, conocido como Jaime El bronco Rodríguez Calderón.

La simpatía militante de El Universal se pone de manifiesto cuando da a conocer una información que golpea al gobernador de Colima, Mario Anguiano Moreno, pero con la intención de golpear al candidato de su partido, Nacho Peralta Sánchez, lo que en automático le da respiración de boca a boca a Jorge Luis Preciado, abanderado del PAN. De hecho, nadie duda que esa información fue filtrada los por mismos panistas al periódico del evasor fiscal y cocainómano Juan Francisco Ealy Ortiz. Claro, la exoneración de la PGR dada a MAM ya no le mereció la primera plana al viejo delincuente de cuello blanco.

En Reforma rige la mentalidad empresarial del dueño, Alejandro Junco de la Güeva, acusado de haberle arrebatado el periódico El Norte a su propio padre. (Nada bueno se puede esperar del que se chinga hasta a su propia sangre). Hay alguna afinidad con los panistas, pero ocurre que también tiene sus propios intereses en Nuevo León, razón por la cual inventó a El bronco como candidato “ciudadano”, a pesar de tener nada menos que 33 años de militancia en el PRI, para que enfrente al tricolor y al blanquiazul, con el supuesto de que los neoleoneses ya están hartos de esos dos partidos.

Y, claro, están tan hartos del PRI y del PAN en la norteña entidad, que Reforma sacó del tricolor a El bronco, le lavó los pecados de su oscuro pasado y lo lanzó al estrellato como candidato “ciudadano”, una vez sometido a una especie de sincretismo político en el que se logró el milagro en el que un ídolo de piedra fue sustituido por otro ídolo de piedra, pero con más caché, más chic y más chingón… según Junco de la Güeva y sus acólitos.

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas