COMENTARIO A TIEMPO: Édgar Quiñones, Líder del Gremio Ecuatoriano

comentario Edgar ecuadorPor Teodoro Rentería Arróyave.

Con motivo de la reunión del Secretariado de nuestra querida Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP, que preside el colega argentino, Juan Carlos Camaño, que llevamos a cabo en Esmeraldas, Ecuador en noviembre pasado, el decano de los periodistas de esas tierras a Mitad del Mundo, Édgar Quiñones Sevilla, recordamos, nos saludo a nombre de sus coterráneos con estas palabras: “Bienvenidos Periodistas de América a partir de que llegados de sus países, iniciamos un programa de trabajo para reafirmar el derecho a la libre expresión del pensamiento y su decisión de continuar bregando por la suerte de este otrora explotado continente, que se halla deseosos de obtener su definitiva independencia.

Ahora recibimos con agrado y regocijo, un correo desde Quito, que nos comunica que los colegas eligieron como Presidente de su Gremio al buen amigo y reconocido periodista, Édgar Quiñones Sevilla; Eduardo Naranjo Cruz, igual de fraterno y de camarada, analiza tal decisión, mismo trabajo que reproducimos integro por su mismo valor, para retomar después la serie sobre la recién promulgada Ley General de Transparencia.

“La aspiración de todo profesional es buscar la solidaridad grupal, en función de eso genera asociaciones y federaciones, como la Federación Nacional de Periodistas del Ecuador, organismo creado al auspicio de una ley promulgada en dictadura, única forma posible que ocurriera frente al poder corporativo.

En casi cuatro décadas de existencia, la Federación ha tenido un camino zigzagueante, por influencia política y ambiciones personales. Acaba de ser electo como nuevo presidente un periodista de trayectoria, profesional honesto y luchador por causas gremiales y sociales: Edgar Quiñónez Sevilla, profesional esmeraldeño que ocupó en varias ocasiones la presidencia del Colegio de Periodistas de esa provincia y la regional de la UNP.

En los procesos de información a la comunidad se requiere un esfuerzo de aproximación a la verdad de los acontecimientos, siendo misión del periodista ser orientador; sin embargo, es tarea dura, sin horarios y con riesgos para obtener pruebas que certifiquen su narración. Convirtiendo al periodista en observador de un acontecer que generalmente trae muchas cosas ocultas, ya que son los grupos de poder los que tejen estas marañas, que en ocasiones suelen ser escandalosamente corruptas y es en este punto cuando el profesional incide en la política sin él serlo.

La elección acierta al poner en la FENAPE a un profesional de trayectoria y militancia, superando oscuras tramoyas de aquellos que, sin mayor pudor, buscaron encaramarse en sitiales que no los merecen ni de lejos, pero así es el aventurerismo de estas tierras en casi todos los ámbitos. Por ello las personas de una sola línea no admitirán jamás las componendas de políticos y menos las infiltraciones en una profesión que no puede tomar partido sino ser testigo fidedigno de la historia”.

Nos unimos a los acertados conceptos sobre Édgar Quiñones, flamante líder de los periodistas ecuatorianos, del fraterno colega, Eduardo Naranjo.

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas