Intervalo de 2 años entre nacimientos, preserva salud de madre-hijo

Intervalo de 2 años*Riesgo de mortalidad en primera infancia aumenta 50 % cuando median menos de 2 años, señala Secretaría de Salud.

Al recordar que el embarazo antes de los 18 años o después de los 35 aumenta los riesgos para la salud de la madre y del recién nacido, la Secretaría de Salud y Bienestar Social dijo que para preservar la salud de la madre y de los hijos, es preciso que se produzca un intervalo de dos años entre los nacimientos, ya que el riesgo de mortalidad en la primera infancia se incrementa alrededor de un 50% cuando median entre los nacimientos menos de dos años.

En el marco del Día Internacional de la Familia, la dependencia señaló que los nacimientos demasiado numerosos o demasiado seguidos y los nacimientos en los que la madre es una adolescente o una mujer mayor de 35 años, ponen en peligro las vidas de las mujeres y representan aproximadamente una tercera parte de las muertes de los recién nacidos.

En base a datos que reporta la UNICEF, indicó que la mujer necesita dos años para que su organismo se recupere completamente después de un embarazo y un parto. Por tanto, los riesgos para la salud de la madre aumentan si el tiempo que media entre un parto y el embarazo siguiente es demasiado corto.

En este sentido, agregó que la madre debe concederse el tiempo necesario para recuperar su salud, el estado de su nutrición y sus fuerzas antes de iniciar una nueva gestación.

Asimismo, recalcó que los hombres deben ser conscientes de la importancia de un intervalo de dos años entre los nacimientos y la necesidad de limitar el número de embarazos para proteger la salud de la familia.

Al respecto, abundó que cuando una mujer queda embarazada antes de haberse recuperado por completo de su anterior embarazo, aumentan las probabilidades de que su nuevo hijo sea prematuro o tenga bajo peso al nacer.

La Secretaría de Salud puntualizó que los recién nacidos con un peso demasiado bajo tienen menos probabilidades de desarrollarse adecuadamente, son más propensos a las enfermedades y la probabilidad de que mueran antes de cumplir el primer año de vida es cuatro veces superior que en los niños nacidos con un peso normal.

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas