CONCIERTO POLÍTICO

jorge luis preciado concierto políticoPRECIADO VA GANANDO… EN EL DF. A Jorge Luis Güicho Domínguez Preciado Rodríguez, candidato del PAN a gobernador del estado, lo ponen como posible ganador de la contienda del próximo 7 de junio columnistas desinformados de la capital del país que ni siquiera saben en qué lugar de la geografía mexicana se encuentra ubicada la entidad de Colima. Claro, de manera desinteresada, ellos van a lo suyo: ponerlo como el puntero. Sí: el que paga manda.

La campaña de Jorge Luis se ha caracterizado por el derroche de recursos. La cajera de un banco de esta capital aceptó informar que diariamente van tres tipos a retirar efectivo cada uno de ellos por 200 mil pesos, lo que suma 600 mil. Si los multiplicamos por los seis días que laboran los bancos, a los panuchos se les hacen 3 millones 600 mil pesos. Pero eso apenas ha de ser para los gastos menores, pues lo fuerte sale –como diría el grupo Pink Floyd— del lado oscuro de la luna.

La opacidad del candidato panista es, pues, evidente, pero así ha sido siempre en su actuar: como el típico corrupto que se mueve por las cañerías de la corrupción y las complicidades del poder. Por ello, no resulta ninguna novedad que en el periódico capitalino Excélsior le hayan encontrado algunas propiedades que no aparecían o que se le había olvidado (ajá) hacer públicas en su declaración patrimonial a Güicho Domínguez Preciado.

Es curioso que la encuerada a Jorge Luis se la hayan dado precisamente en la capital del país, donde –según sus aduladores— va ganando. Como quiera que sea, debo insistir que la elección de gobernador del estado se va a resolver el siguiente 7 de junio en Colima con el voto de los colimenses, no por el de los chilangos, los queretanos, los mexiquenses o los yucatecos. El panista Güicho Domínguez Preciado podrá ir todo lo aventajado que quiera allá, pero lo que cuenta es lo que va a suceder acá.

De cualquier forma, la exhibida a Jorge Luis en Excélsior fue de pronóstico reservado, pues el tema de su verdadero patrimonio que le había querido ocultar a los colimenses (que asciende nada menos que a poco más de los 62 millones de pesos, cuando él dijo que apenas era de poco menos de 5 millones) ha sido retomado por conductores de programas de TV, por lo que ya es del dominio nacional. Nada fuera del otro mundo: otros candidatos panistas también han salido buenos para falsificar datos de su patrimonio, como los gandayas de Sonora y de Baja California Sur.

Por lo que se refiere a la opacidad contumaz en que incurre Jorge Luis, por lo pronto en el CDE del PRI se han tomado cartas en el asunto. Así, el presidente del priísmo estatal, Federico Rangel Lozano, consideró “de suma gravedad” la información del verdadero patrimonio del candidato del PAN a la gubernatura del estado, por lo que solicitó al MP federal investigue de manera exhaustiva el origen de la fortuna del senador con licencia, que constituye el típico caso de “enriquecimiento inexplicable”.

El propio Federico Rangel hace notar el dispendio que ha habido en la campaña de Güicho Domínguez Preciado, por lo que igualmente solicitó a la Unidad Técnica de Fiscalización del INE se revisen los gastos erogados en esta temporada de proselitismo político por parte de los panistas. Y es que si Jorge Luis ya mintió en su declaración ante el Senado de la República, lo mismo que a los colimenses con su declaración patrimonial apócrifa, es obvio que los gastos que reporte en la campaña tampoco serán fidedignos.

A todo esto, el vocerdo del candidato panista, Paquito Rodríguez García, hizo mutis sobre el tema del desnudo total hecho por Excélsior a Jorge Luis con lo de sus propiedades tan sólo en Colima, pues se desconoce si el angelito tiene más bienes inmuebles en otros puntos del país o del extranjero. Pero en lugar de un desmentido contundente sobre la honestidad (jajaja), honradez (jejeje), pulcritud (jijiji), probidad (jojojo) e integridad (jujuju) de Jorge Luis, el diputado local se sacó de la manga a un loco de atar con una historia de espionaje digna de un Ian Fleming o John le Carré.

O sea: en el PAN no pudieron haber caído más bajo al contratar para su show cómico-mágico-musical a un individuo al que se le salta la cadena feamente y pide a gritos ser internado en el manicomio, quien ya en anteriores ocasiones ha tenido oportunidad de presentar su numerito en temporadas electorales. El porro Fernando El nene Moreno Peña lo debe recordar muy bien: es el mismo al que contrataron en La jaula de las locas para que le lanzara ladridos y mordiscos en sus tiempos de candidato a gobernador del estado.

En fin: no hay nada que sorprenda viniendo del opaco Jorge Luis y el vocerdo de su campaña, quienes contrataron a un demente para tratar de distraer la atención del verdadero tema de debate: la información de Excélsior y el inútil intento de ocultar sus millonarias propiedades adquiridas con el sudor de los demás. Claro, hay que entender que viene desde abajo, pero de ahí no va a pasar.

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas