Un Papa con mente joven

“Yo pedí este espacio porque necesitaba encontrarme con ustedes”, así se expresó el Papa Francisco ante millones de jóvenes que lo escuchaban y los presentes sentían su mirada como rayo de sinceridad y plena verdad.
Río de Janeiro se convirtió en el escenario de concentración juvenil, donde imperó la fe, la confianza de asistir a una jornada para escuchar el mensaje cargado de señales contra la pobreza, hacia la juventud y a favor de la doctrina social de la Iglesia.
Un Papa convencido de su pensamiento y de su doctrina señaló: “Quiero que la Iglesia salga a la calle, quiero que nos defendamos de todo lo que sea mundanidad, de lo que sea estar encerrados en nosotros mismos. Las Parroquias, los Colegios, las Instituciones son para salir”.
Con ese mensaje el Pontífice abre la mente e invita a no ser dogmático, a evitar el claustro de la fe y convertirla en inquisición perversa.
Extraordinaria convocatoria a los jóvenes para que luchen, para que no se dejen influenciar de los que piensan que con amenazas y exclusiones llegan a inmovilizar a las nuevas generaciones.
Sacerdotes, Obispos y Cardenales que no entiendan el mensaje y permanezcan contemplando la cruz, dando vueltas en el círculo de la Iglesia de ayer, y encerrados en las Parroquias, serán rebasados por la juventud que es la ventana por la que el futuro entra en el mundo.
La Iglesia debe abrirles espacio a los jóvenes, de lo contrario hará difícil que los jóvenes le abran la puerta a la Iglesia.

¿i tú, que piensas? 26-julio-2013

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas