Atienden a más de 25 en Neuróticos Anónimos; no se cura, pero se controla

Ángel Ramírez L.
En el Centro de Neuróticos Anónimos de Colima hay una población de 25 personas en tratamiento, que aunque nunca se recuperarán al 100 por ciento, puede controlar su problema para vivir y convivir con los demás y con la neurosis, cuyo lema es “El arte de hacerse infeliz”, dijeron en una investigación al lugar tres entrevistados, que por ser anónimos solamente permiten su nombre de pila, como Tomás, Juan y Susana.
Durante un trabajo en el lugar por reporteros de IPUNTOCOM se supo que a nivel México estos centros se inauguraron en 1975 con el nombre de CIMA, que es la inicial de cada uno de sus fundadores, pero que hoy los entrevistados no recuerdan. En Colima Neuróticos Anónimos inició el 28 de septiembre de 1986, que tiene el mismo tratamiento que alcohólicos anónimos y la misma terapia.
Los anónimos dijeron no estar afiliados a ninguna agrupación, secta o partido político; nadie tiene derecho a divulgar lo que ahí se comenta y que no hay registros o historia. En el estado de Coloma hay 9 grupos, en que se reciben neuróticos de 13 años de edad en adelante, pero que no están locos, sino simplemente tienen emociones descontroladas, como la ira, ansiedad, temor, preocupación, celos, resentimiento y conmiseración, representadas por siete máscaras.
Todos los días hay sesión a partir de las seis de la tarde. Los nuevos deben asistir todos los días y el resto tres o cuatro veces por semana. Hay sillas y un estrado; en las sesiones cada neurótico platica su problema y es escuchado por el resto. En el receso hay café, té y galletas, según lo que lleve cada quién, porque no hay cuotas obligatorias sino voluntarias y no hay subsidio oficial. La terapia se basa en la ciencia, la psiquiatría y la religión. El grupo matriz se encuentra por la calle Rafaela Suárez. 460, colonia Magisterial, de Colima.

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas