Autoriza el INAH destruir tumbas viejas del panteón municipal, por saturación

Tumba viejaEl panteón de Colima está ya sobresaturado y no hay un terreno específico ni dinero para adquirir otro predio, por lo que lo más viable es aceptar la recomendación del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), de demoler las tumbas viejas y cuyos propietarios no pagan el predial porque ya no existen o porque no viven en Colima, y de esta manera habilitar unos mil 500 espacios, reconoció el administrador del inmueble, Cuauhtémoc Chávez Ríos.

Lo anterior lo informó durante una investigación realizada por reporteros de IPUNTOCOM al lugar, en que también se entrevistó al enterrador Juan Gabriel García Michel y a la visitante Mónica Virgen. Se supo, por ejemplo, que este panteón fue fundado en 1884, en terrenos ejidales del predio denominado Las Víboras, ya que antes el panteón era la esquina de la Calzada Galván y Madero, en la colonia El Moralete, mismo que se saturó por los problemas de la fiebre amarilla que azotó a Colima en esa época.

En esta investigación el administrador dijo que el panteón actual consta de ocho mil tumbas y 36 mil gavetas, con costo unitario de15 mil 600 pesos, y que la tumba más vieja data de 1785, es decir, más antigua que el mismo panteón. El panteón viejo no tiene planeación ni organización como el nuevo, que tiene calles y números, así como osario. El trabajador Gabriel García dijo por su parte que en un día se han enterrado hasta 12 personas; que hay quienes han caído el pozo del difundo por asomarse demasiado.

También se dio que no, hay que temerle a los muertos, porque muertos están, pero sí a los vivos que acuden al panteón a drogarse, a hacer el sexo o robarse los objetos de las tumbas; que el velador ha visto a una mujer de negro flotando por el lugar, mientras que la visitante Mónica Virgen expresó que falta mantenimiento y que la gente no se preocupa por las tumbas de sus familiares, porque están abandonadas.

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas