Padres perpetúan malos hábitos alimenticios de sus hijos

obesitosAl darse a conocer que México es primer lugar mundial en obesidad, hay alerta también por la obesidad infantil, ya que si los padres son obesos, es posible que lo trasmitan a sus hijos, no mediante los genes, sino mediante el ejemplo y la educación.
Así lo consideró la experta en tratamientos antiobesidad, Patricia Mendoza, quien en entrevista para “Noticias y Punto” agregó que sí hay un descuido muchas veces de la alimentación de los hijos y cuando ya tienen obesidad son a veces los mismos padres los que no permiten que les cambien sus malos hábitos alimenticios a los hijos.
“Aquí el problema con el cual yo me he enfrentado son los papás que no aceptan que no aceptan que sus hijos cambien sus hábitos alimenticios. El niño tiene la intención de cambiar, porque no se siente cómodo, pero entonces llega el papá y dice no, porque mi hijo se va a morir de hambre…No, espérate, nadie se muere por llevar una alimentación sana, al contrario vamos a ayudar a que tu hijo esté mejor”.
“Cuando le damos una buena educación a los hijos desde el hogar, ellos se van a dar cuenta que está ese refresco que le hace daño y no lo va a consumir. Hay que educar a nuestros hijos para que con conciencia sepan lo que daña la salud”.
Advirtió que si bien la ONU resalta que uno de cada tres mexicanos es obeso, “en el caso de los niños en unos años ¿qué les espera? Enfermedad, abandono de escuelas, o que emocionalmente estén mal por el grave problema de sobrepeso”.
Señaló que a veces niños y adultos tratan de llenar sus carencias con alimento.
Resaltó que en caso del cuidado del peso, “se predica con el ejemplo, decir a los hijos en cuanto a una sana alimentación estas son las bases donde me estoy sosteniendo”.
paty

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas