Concertacesión Consumada

Domingo 7 de julio registra la nueva época electoral en México, atrás quedaron las campañas donde hubo de todo, descalificaciones mutuas, entre candidatos y partidos, asesinatos cobardes que violentaron y opacaron algunos municipios y distritos locales electorales, participación cínica de los gobiernos estatales, municipales y para no quedar relegado el gobierno federal le entró vía Sedesol.
Así se practica la democracia en este país, por un lado la ley y los organismos electorales cuya ausencia o complacencia genera el importamadrismo del dejar hacer, dejar pasar, y por el otro lado los partidos con sus vicios, triquiñuelas, compra de votos, alteraciones del padrón, denuncias de corruptelas de candidatos etc. Etc.
Campañas violentas sin cultura política, que hacen del entorno democrático, en la búsqueda del voto popular, un escenario nefasto, autoritario donde sobresale el poder mediático y nunca el poder popular.
La jornada electoral en cada estado, municipio y distrito local transcurrió según información reportada en cada entidad con violencia en algunos lugares y en otros escasa votación como lo registran en Chihuahua con el 35% del padrón de votantes.
Resulta importante señalar los resultados en el estado de Baja California, cuyo proceso estuvo plagado de irregularidades, denuncias penales y conflictos entre dirigentes de partido, a tal grado que el organismo electoral del estado, no reconoció los porcentajes del pre (preliminares), el cual da la ventaja al candidato de la alianza PAN-PRD-PANAL, con un 47.6% sobre EL PRI-VERDE ECOLOGISTA-PT, que alcanzan solo el 43.51%. La concertacesión se cumplió.
En el estado de Puebla, como dijo el delegado de Sedesol en esa entidad, al PRI le pusieron una putiza ya que solo alcanzan una votación del 38% para la alcaldía de puebla, contra más del 51% del PAN-PRD-PANAL.
Se espera para el día miércoles 10 de este mes, que el computo arroje cada uno de los triunfadores, por el momento se confirma que en la lucha por el poder la ambision de los de arriba, arrastra a los de abajo.
¿I tu qué piensas?

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas