Diputado dice que no se defenderá de JOA

¡No me detendré! Así lo señala el diputado perredista Francisco Rodríguez García ante la demanda que interpuso en su contra el hijo de Jesús Orozco Alfaro, actual secretario de Administración y Finanzas, en un artículo publicado hoy en el Diario de Colima. De hecho, el legislador advierte que irá a fondo en su lucha contra los corruptos.

El diputado inicia así su texto: “Ante el reto que lanzó el titular de la Secretaría de Finanzas y Administración del Gobierno del Estado, en que pidió pruebas sobre las anomalías financieras prevalecientes en la administración de Mario Anguiano, yo le digo: entréguenos –a los ciudadanos representados por un servidor– aquellos documentos que el pasado 6 de junio, respetuosamente le solicité, en base a las Leyes de Transparencia, de la Administración Pública y del Reglamento de la Ley Orgánica del Congreso. Hasta hoy –le confieso–, su respuesta ha resultado lamentablemente ignorante. Desconoce que como diputado estoy facultado para fiscalizar las finanzas de los entes oficiales y los Poderes de la entidad, y es el Ejecutivo, en el que usted labora, el que no transparenta el gasto que unas cuantas manos, en lo oscurito, hacen del dinero público”.

En la parte fundamental de su texto, el legislador expone: “Los ciudadanos tienen derecho a conocer esta información, amparados por la Constitución y las leyes; recuerde, secretario, que un representante popular y un funcionario están para servir, no para servirse con la cuchara grande. ¿Por qué se pone a la defensiva, secretario? ¿No es más fácil entregar la información financiera que le solicité como representante popular? ¿Qué ocultan? Queremos conocer a detalle lo que le facturan a empresas, tales como a la farmacéutica Nadro, a la gasolinera Cave, al Servicio Automotriz Veta y la renta de espectaculares que realiza el coordinador de Comunicación Social. Asimismo, un informe detallado de adquisición de gasolina, productos farmacéuticos, abarrotes y servicios automotrices de los ejercicios presupuestales de 2010 a 2012, más los de enero a mayo de 2013; no nos remita a sus páginas de internet. Si nada esconde, entréguenos esa información”.

 

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas