Se está tirando agua infecciosa a ríos de Colima

alvaroEl mal tratamiento de las aguas residuales es uno de los focos de contaminación más preocupante en Colima, hay varias escorrentías clandestinas de aguas grises que están contaminando los ríos, advirtió el Premio Estatal de Ecología 2013, Alvaro Martínez Espíndola.
El también presidente de la Asociación BIOTOPO explicó en entrevista con “Noticias y Punto” con Anilú Salazar que, aunque se tiene una planta de tratamiento de aguas residuales cuya eficiencia es muy alta, del 98% y sale limpia aunque no es apta para consumo humano, “sigue habiendo lugares donde se tiran aguas residuales”.
Advirtió que en los municipios tratan el agua “parciamente, pero no lo suficiente para que dejen de ser un agente infeccioso para el ser humano”.
Explicó que en la comunidad de Suchitlán se están tirando las aguas negras por medio de una escorrentía y “en el río Colima encontramos, a partir del segundo anillo periférico, por Villanova, empieza a haber contaminación con salidas de aguas grises de un fraccionamiento de al lado y de establecimientos de la región”.
Por otra parte “las plantas por parte de municipios luego no funcionan bien, el problema es el mantenimiento, porque bien se pueden construir, pero de que funcionen a que no trabajen bien es una gran diferencia”.
Alvaro Martínez indicó que en este renglón BIOTOPO propone “que se dote a los municipios de recursos para que tengan plantas de tratamiento de aguas residuales bien, en funcionamiento, y que la gente sea consciente de que no tienen que construir descargas ilegales a los ríos, por al momento que hacen eso están contaminando las aguas del estado”.
Resaltó que desgraciadamente los municipios ven cómo tratar el problema hasta que tienen un problema legal, en este caso con Conagua.
Lo grave de la contaminación de las aguas “es la pérdida de recursos bióticos dentro de los cuerpos de agua, pérdida del oxígeno del agua, y si después queremos disponer de ellos no va a ser posible, ya se dio un caso en Jalisco en el río Santiago donde un niño calló y por los altos contenidos de plomo y arsénico murió intoxicado”.

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas