CORRUPCIÓN PARLAMENTARIA

El desprestigio que se han ganado los Legisladores Federales, Diputados y Senadores, no es gratuito, la mayor parte de los mexicanos los califican como buenos para nada, porque ganan mucho y hacen poco.

Además, la opinión sobre su trabajo legislativo es negativa, toda vez que solo buscan su beneficio personal.
Las encuestas nacionales de varias empresas coinciden en señalar que la población tiene una imagen negativa de los legisladores y les conceden un 5 de calificación.

Además de esas apreciaciones populares, se debe agregar que el poder legislativo, no escapa a los actos de corrupción por la existencia de los conflictos de intereses de los legisladores de su partido, en los que prevalece el beneficio particular o de grupo por encima del general.

El poder legislativo es el poder del dinero que quede claro, y esto queda demostrado con el escándalo de los Senadores del PAN, que se repartieron nada más la graciosa cantidad de 430 mil pesos por Senador de los 38 que integran la fracción en el Senado, sumando así más de 16 millones y sabe usted, ¿porqué se los repartieron?, por sinvergüenzas y baquetones, no puede haber otra cosa.

Así, manejan el dinero del pueblo con descaro y en perjuicio del erario público. Esto constituye más que una vergüenza, un verdadero acto de corrupción y de traición a la confianza del pueblo al depositar su voto. México creo en ti
¿i tú, que piensas?

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas