INDIRA VIZCAÍNO ¿DESAFÍO Y PROTAGONISMO?

La historia de México registra en el siglo XIX la lucha entre liberales y conservadores, con fuertes contrastes y profundas diferencias sobre los problemas de la sociedad.

Los liberales con su pensamiento y acción pretendían liberar a la sociedad de viejas costumbres, y los conservadores, representantes del colonialismo heredado por los españoles, pretendían continuar con los privilegios para la Iglesia, el ejército y los hacendados.

Si bien la lucha no fue fácil, se debe reconocer el triunfo de los liberales con las Leyes de Reforma que incluyeron la celebración del matrimonio como un contrato civil, la libertad religiosa, la educación laica y la creación del registro civil.

Ahora, en pleno siglo XXI, la lucha entre conservadores y liberales se repite, principalmente en lo referente al matrimonio. Los conservadores se desgarran las vestiduras para dejarlo entre la unión de un hombre y una mujer, mientras los liberales pretenden agregar el concepto de personas del mismo sexo.

Hasta estos días, se conoce que más de 15 países incluido México, han legalizado los matrimonios homosexuales y para no quedarse atrás, la Alcaldesa del Municipio de Cuauhtémoc, Colima, heredera del pensamiento liberal de su padre, se fajó las faldas y procedió a realizar las primeras bodas gay en territorio Colimense, desafiando así a los conservadores y protagonizando una tempestad social.

Esto generó un escándalo al interior de los representantes del oficialismo llamados diputados, quienes en el muy corto plazo, aceptaron la propuesta pero agregando un nuevo concepto: matrimonio no, enlace sí.

Con un juego de palabras esconden los diputados su ignorancia legal, pretenden sacarse de la manga la palabra ENLACE que en estricto sentido significa UNIÓN. Por lo tanto, matrimonio y enlace es la misma gata, pero ahora más revolcada.

¿i tú, que piensas?

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas