$900 millones han perdido limoneros por el HLB

chaloUn promedio de 900 millones de pesos han perdido los productores de limón a causa de la plaga del HLB en el estado de Colima, esto a razón de un cálculo de pérdidas de 40 mil pesos por hectárea, advirtió el presidente del Consejo Limonero, Gonzalo “Chalo” Castañeda Bazavilvazo.
En visita al estudio de www.ipuntocom.mxm , subrayó que al gobernador Mario Anguiano “le hemos hecho de manera reiterada la invitación a acudir con los limoneros”.
“En lo personal tengo buena impresión de Mario (Anguiano Moreno) y me daría gusto que dijera ‘vamos con los productores a rajárnosla ahí con ellos”.
Subrayó que el Movimiento Limonero no tiene interés de estar confrontado con el gobernador “ni con nadie, lo que queremos es rescatar el cultivo”.
Agregó que el problema del HLB en Colima inició en el 2004 con la llegada del insecto vector, llamado diaforina, y explicó que primero estuvo en Yucatán, “pocos meses después en Nayarit y a los 2 ó 3 meses ya con presencia en Colima. Este brinco tan raro, tan extraño, es una confirmación de que Sagaroa no tuvo la visión, de alguna forma, de confinar el insecto, reducirlo a Yucatán y hacer cuarentenas que hubieran evitado que el insecto se estableciera, se radicara, adaptara y propagara hacia la República y en este caso resulta ilógico pensar que el insecto llegó volando de Yucatán a Nayarit, tuvo que ser trasladado vía terrestre, como se transporta una plaga, a través de la movilización de vegetales o frutas”.
“Lo que nos da la razón que no hay en Colima y en el país ninguna cuarentena establecida, no hay controles para nada, por eso nos estamos enterando los ciudadanos siempre de que aparecen de repente una serie de enfermedades no solo en contra de la flora sino también de la fauna”.

EL HLB SE PUDO HABER EVITADO

Chalo Castañeda sostuvo que el HLB “por supuesto que se pudo haber evitado, lo que en México no hemos podido evitar es que en las dependencias llegue gente que no tiene la capacidad para ocupar un cargo, gente que no cumple con su responsabilidad y sin que se den cuenta del terrible daño que nos hacen a los productores”.
Resaltó en su momento les demostraron a los funcionarios de la Sagarpa “que ellos habían sido responsables, pero nunca lo reconocen, ellos quisieron incluso esconder el problema, o acabarlo, incluso promoviendo una iniciativa en el Congreso de la Unión, donde fueron a modificar la ley de sanidad vegetal, como obligación que teníamos que derribar los árboles que manifestaran la enfermedad, y si el productor no estaba de acuerdo, ellos entrar con la fuerza pública a derribar los árboles”.
“No solamente los doctores entierran sus errores, sino que también los funcionarios querían enterrar su error”.

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas