. . . N O S O T R O S – GAPL: Presidente, ¿Cuento con su Simpatía?

Por J. Ángel Ramírez López

  • Colima, la oposición débil
  • En marcha, la igualdad para servir

Buena para hablar de la oposición en Colima es la maestra Griselda Álvarez Ponce de León en su libro de memorias Cuesta Arriba (pp.79-94), pero, claro, cuando ya había ganado la Senaduría, pues dice que “Se votó. Se ganó por amplísimo margen, según acta de la XLIV Legislatura del Congreso del Estado de Colima, con fecha del 19 de julio de 1976”.

Dice que quien más se acercó a sus 58 mil 026 votos por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), fue el Partido Acción Nacional (PAN), cuyo candidato fue Horacio Cuitláhuac Gutiérrez Velasco, con 2,103 votos, seguido del Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM), siendo candidato Elías González Gómez, con 575 votos.

Luego de referir las peripecias en el Senado y la dificultad de las mujeres, empezó el gusanito de aspirar a la gubernatura por Colima, pues además estaba en la lista de los precandidatos del PRI, entre ellos Daniel Apolinar Moreno, Constantino Rodríguez Dueñas, Antonio Salazar Salazar, a quien reconoce como su acérrimo y más cercano contendiente.

También., Cuauhtémoc Santana Seuthe, Aurora Ruvalcaba de Holstein, Roberto Pizano Saucedo, Miguel de la Madrid Hurtado y Jorge Armando Gaytán Gudiño. Entonces solicitó audiencia con el entonces Presidente de la República (JLP), para lo cual le concedieron solamente 15 minutos, “suficientes para lo que tengo qué hacer y decir”, sostuvo GAPL.

“Amable JLP, escuchó la disertación, de lo universal a lo particular, y cuando concluí, contestó sólo seis palabras: <Hable con quien tiene qué hablar>. Señor Presidente, creo que me he adelantado, ya hablé con el Secretario de Gobernación, con el presidente del Partido, con el secretario de la CTM, con el de la CNOP, con… ¡Hable con quien tiene qué hablar!

“Entonces formulé la pregunta que jamás se le hace a un Presidente, porque no puede responder ni afirmativa y negativamente: Señor presidente, ¿cuento con su simpatía?… Inmutable, dejé la silla con prontitud. Rumbo a la puerta, sin hablar. Pasó una mano por mi espala y dijo -¡Ah, que Griselda! Hable con quien tiene qué hablar, hable con el pueblo”.

“Debí de haber dicho gracias, porque salí y la alfombra del pasillo amortiguaba todos los sonidos, pero se me había hecho más gruesa, más profunda; se me hundían los tacones. Todo resplandecía fieramente. Y yo caminaba, caminaba entonces hacia Colima para hablar con el pueblo”. Después, una reunión en la Secretaría de Gobernación y los tres sectores del PRI.

“Ahí estaban Fidel Velázquez (CTM), Enrique Olivares (CNC), y José de las Fuentes, (CNOP), con el titular de la SEGOB, Jesús Reyes Heroles, quien inició –Bueno, Griselda, aquí los representantes de los sectores del PRI se han pronunciado en su favor para que sea precandidata del tricolor al gobierno del estado de Colima-. El paso ya estaba dado”.

“De salida, Don Jesús me dio una palmadita y añadió: Se salió con la suya, Griselda, enhorabuena”, luego me fui a mi tierra a hacer campaña, donde ya hombres recios y mujeres, muchas mujeres, le habían dado la oportunidad por primera vez en la historia a la igualdad de género, a que la “o” y la “a” son diferentes, pero con un mismo fin: servir.

Este es el relato de la primera mujer de la historia de México como gobernadora de un estado, en que ni el presidente de la República, tradicional y conservador, confiaba en ella, que a medio sexenio hizo una evaluación integral, o sea, a todo su gabinete, para que hicieran una evaluación de lo que una mujer había hecho con la confian

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario