Al Desnudo: Políticos camaleones

Por Édgar Rodríguez H.

Desde hace mucho tiempo los políticos plenamente identificados con una corriente política o partido político se extinguieron, hoy muy poco se puede hablar de candidatos plenamente fieles a una ideología partidista, hoy simplemente se mueven o cambian de color de acuerdo a sus intereses de poder a costa de lo que sea y de quien sea, la ideología es lo que menos les interesa.

Con el argumento de que el partido al que pertenecen no les hace justicia o las luchas internas de los diferentes institutos políticos dejan fuera a unos por no ser santo de la devoción de quienes tienen las direcciones partidistas, emigran sin el menor empacho, ahora incluso, si nadie los recibe con los brazos abiertos deciden competir por la vía independiente.

Como las prostitutas, los políticos de ahora se van con el mejor postor, es decir, con el partido que les brinde un espacio en su corazón, total, el interés personal está por encima de todo, atender al ciudadano es lo de menos aunque se sirvan de él.

En Colima la práctica de los políticos camaleones ya se hizo común, sobre todo en la víspera de los procesos electorales, los aspirantes a un puesto de elección popular cambian una y otra vez de partido político según les convenga. Aducen falsamente que el instituto partidista al que pertenecen violenta sus derechos como militantes. Mencionar a los de Colima, implicaría una larga lista de nombres.

La predominación de los políticos camaleones ha generado confusión ciudadana y por ende desalienta el voto. Hay quienes al presenciar este tipo de cambios de color entre los personajes que aspiran a un puesto o pretenden cambiar a otro, sienten desconfianza.

También hay políticos que al creer que el partido en el que militan ya no es garantía para asegurarles el triunfo en las urnas hacen lo que las ratas cuando el barco se hunde, en espera de ganar nuevamente la simpatía ciudadana cobijados bajo las siglas de otro partido. Nada más falso, pues a muchos aunque cambien de partido se les sigue identificando con el que empezaron, o peor aún, como candidatos que parecen camaleones. Esa capacidad de adaptarse a todo con tal de acceder o mantenerse en el poder, es más dañina que la misma corrupción.

En la actualidad, todo el revoltijo político lleva a pensar sin lugar a dudas, que la confrontación ideológica es un mito y no es la razón de ser de muchos políticos, ahora hacer política es buscar el poder por el poder, no para gestar un plan en pro de la ciudadanía, sino la habilidad para incrustarse bajo las siglas que más les convenga. Los políticos ahora brillan no por su forma de hacer propuestas, sino por su facilidad para moverse en torno a quien le asegura el poder.

Se dice que…

*Para evitar que les coqueteen a sus candidatos y se los “pirateen”, y porque están de moda los políticos camaleones, el resto de los partidos deberías hacer lo que Nueva Alianza, guardan con tres candados los nombres de sus candidatos. Según su líder, Francisco Javier Pinto Torres, “en estos momentos ha habido mucha rapiña política, por eso nos vamos a guardar los nombres de nuestros candidatos, porque luego decimos que estamos en pláticas o negociaciones con X o Y, y al siguiente día ya están ahí los otros partidos”.

*Con eso de que además de políticos camaleones hay políticos traidores, el dirigente estatal del PRI, Rogelio Rueda Sánchez, tuvo que iniciar trabajos de blindaje al interior de su partido, y según él “previo al inicio del proceso electoral en marcha, el PRI llevó a cabo acciones al interior para contar con una estructura confiable y evitar traiciones, como sucedió en la pasada elección ordinaria de gobernador”.

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario