Escenario Político: Colima, el claroscuro; turismo y violencia

Si por una parte, las autoridades gubernamentales y turísticas se ufanan en señalar que en 2017 se incrementó notablemente el número de turistas nacionales e internacionales a Colima y a Manzanillo en particular, así como su generación de divisas, por la otra, autoridades de Estados Unidos recomienden no visitar algunos centros vacacionales de México donde ha incrementado la inseguridad y la violencia, y cita específicamente al estado de Colima, por lo que se trata de un claroscuro desde las dos posiciones de gobierno.

Ciertamente que tenemos un problema grave de los cárteles de la droga de las plazas del occidente de México, sobre todo de los Caballeros Templarios de Michoacán, del Cartel Jalisco Nueva Generación y los cárteles de Sinaloa, que se disputan el puerto de Manzanillo y la plaza de Colima, Jalisco y Michoacán, de ahí que desde hace 10 años vivimos en zozobra, inseguridad y violencia que no han cesado hasta ahora, por lo que difícilmente un relevo de mandos policiales o militares hará cambiar la cara de la moneda a Colima.

En 10 años de descuido gubernamental la violencia ha calado hondamente a Colima, de tal manera que si bien hay capturas importantes, también se están dando en promedio cinco ejecuciones diarias. Pero Colima no está abandonado, ni a la zaga, sino que hay instituciones y autoridades gubernamentales que luchan por preservar el orden y la seguridad, de ahí que el turismo, la inversión, el comercio y los servicios no están en declive, sino firmes y en avance. Es el claroscuro de lo que ha vivido Colima en 10 años de descuido oficial y dos años del gobierno de José Ignacio Peralta Sánchez, que promete restaurar la seguridad y el clima de paz en su gobierno, aunque se está tardando.

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas