Enlace Manzanillo: Es la inseguridad estúpido

Por Javier Montes Camarena  

“Todos nacemos ignorantes, pero hay que esforzarse mucho para permanecer estúpido”

Franklin.

Déjenme decirles que: Si el pasado no está escrito, el futuro menos. Ante la inseguridad reinante en Colima, menester es, declarar la debacle del Gobierno de Colima del mal llamado “Gobernador” José Ignacio Peralta Sánchez.

La bitácora de los terribles acontecimientos registrados en tan sólo los dos últimos años ha descuadrado hoy, y para siempre, la agenda del porvenir.

Si la inacción ante la inoperancia estatal ante el combate al crimen organizado, si la corrupción y la impunidad se quebraron, mal no estaría dejar de insistir que se mantiene incólume “El vas a vivir seguro y feliz”, mito insostenible. Fábula avasallada por la realidad.

Nacho Peralta lanzó desde hace ya dos años la preventa del paraíso, hoy se puede asegurar que sus locuras se fincaron en predios del infierno. El mandatario pide tiempo y no está por demás recordarle que, más de una vez, el tiempo ha derivado en un futuro vencido.

Ya lo sabemos y lo debería reconocer Nachito Peralta: Cumplir los compromisos no es lo suyo, lo suyo es la mentira, la falta de palabra, de interés en Colima, no tiene argumentos, no tiene inteligencia, no tiene madre.

Sorprende pero ya no asombra que, aun viéndose en peligro, a Nachito ni el instinto (ni sus esfínteres) lo mueva. Cuando reacciona ya es tarde o inútil. Vamos, ya ni siquiera cubre las apariencias y cuando toca la flauta embarra en su incompetencia a los jefes militares de SEDENA y marinos de SEMAR destacamentados en territorio Colimense quienes muchas de las veces sólo sirven para la foto con Nachito Peralta con sus relucientes uniformes dando pistas falsas con declaraciones fuera de toda lógica y realidad sobre la inseguridad reinante.

Colima vive una severísima y preocupante crisis de inseguridad, misma que el mismísimo Departamento de Estado de la Unión Americana alerta y previene el no visitar a nuestro Estado.

Los Estados Unidos consideran al Estado de Colima como una entidad de máximo riesgo (Nivel 4, no viaje), y tienen razón, tan sólo en estos primeros quince días la cantidad de asesinados, descuartizados, mujeres asesinadas y ejecutados sobrepasa la cantidad de 48 muertos. Preocupante y vergonzante a la vez.

Mucho hemos dicho sobre la inseguridad en Colima, de la violencia, de los muertos, de los ríos de sangre. Pocos o nadie han salido en defensa del inútil gobernante Nacho Peralta que ha continuado como su antecesor: bueno para la rapiña. Sólo eso.

El hecho incontrovertible es que en Colima somos el Estado de la República Mexicana más violento y más bárbaro en la extensión territorial del crimen organizado y, el de mayor desprestigio en el País.

José Ignacio Peralta Sánchez esconde la cabeza en la arena dejando su cu-rriculum apuntando al satélite Morelos, es (si así se le puede llamar) un gobernante irreflexivo, locuaz, mentiroso, impulsivo, contraproducente y corrupto. Una vergüenza.

Es consciente la observación del Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica que mira con preocupación el desdibujamiento de la frontera entre el crimen y la política, de la fragilidad de la seguridad pública y la inestabilidad que afecta ya, los intereses extranjeros.

Sí a eso le aunamos la sospecha de que existe complicidad de parte del Gobierno de Colima con el narcotráfico; la cosas se pondrán peor, sobre todo, cuando se conozca que dinero del narco apuntaló la campaña política de Nacho Peralta y del PRI de Colima.

Está en juego la integridad y el patrimonio de los colimenses, harta de recibir palos de criminales y políticos estúpidos.

Ahora que si nada de esto importa, vengan más capítulos del cándido inquilino de la vieja Casona de la Calzada Galván, de su Papichulo enamorado y, del par de briagos de las secretarias General de Gobierno y de Seguridad Pública para que los colimenses sigan cantando: “Lo que pasa es que la seguridad anda borracha / anda borracha”.

¡Es la inseguridad estúpido!

Ahí se ven.

ENLACITOS

Ratero colero: La celebración de aniversario del periódico El Correo de Manzanillo se vio empañada por la intromisión del conocido vaquetón ladrón Héctor “Crucito” Pineda Lugo quien se coló al desayuno ofrecido por el rotativo sin haber sido invitado, situación que incomodó a la viuda del extinto Humberto Silva Ochoa quien se fue demasiada molesta por la desvergüenza de quien robó a su difunto marido cuando fue administrador del periódico. Vaya lacra.

Policía Política: La Policía estatal del Gobernador José Ignacio Peralta Sánchez irrumpió en forma amenazante en  el acto político del “Cachorro” Álamo Navarro en el Hotel Colonial en Manzanillo, una muestra de la prepotencia y las estupideces de un Gobernante locuaz que ya ha contaminado el proceso electoral del 1 de Julio próximo. Colima ni la democracia se merece la represión política.

Se dice que el pitimo secretario General de Gobierno Arnoldo (Chupitos) Ochoa González ejecutó la orden de su jefe político para enviar a sus gorilas policíacos, no es la primera vez que “Chupitos” se ha convertido en el brazo represor de las garantías individuales y estudiantiles en el Estado.

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas