Concierto Político: Dos de sindicatos dos

Por Bibiano Moreno Montes de Oca

Hay dos temas sobre temas sindicales que requieren atención urgente en esta columna de culto. Uno se refiere al tiranosaurio rex Martín Flores Castañeda, el “líder” del STSGE, que insiste con sus patéticas presiones por el tema del ISR; el otro es sobre el síndico capitalino, PaquitoRodríguez, que la ha emprendido contra el Sindicato de Trabajadores al Servicio del Ayuntamiento de Colima con dos asuntos en los que de antemano ya está en la lona. Inicio con el enanín Flores Castañeda.

1.Definitivo: tanta irresponsabilidad del “dirigente” de la burocracia estatal ya raya en lo enfermizo, pues ahora nada menos que tuvo la desfachatez de “movilizar” a pensionados y jubilados, algunos de ellos sin siquiera poder caminar, para presionar al Gobierno del Estado sobre el tema de la retención del Impuesto Sobre la Renta al aguinaldo de los trabajadores estatales.

Así, al “líder” de los burócratas no le importó que muchos de los pensionados y jubilados tuvieron citas con el médico, vivieran lejos o simplemente no tuvieran los ánimos para andar en esas danzas: para el enanín “dirigente” sindical lo que realmente importaba era que estuvieran presentes en el Complejo Administrativo, pasaran lista de asistencia y, desde luego, gritaran arengas a favor de él y en contra de los funcionarios de la administración estatal. 

Es obvio que al tiranosaurio rex del sindicalismo no le bastó que en el tema del magisterio le explicaran que hubo un error que posteriormente se subsanó, y que en el caso de los demás trabajadores del Gobierno del Estado sí se haya hecho de manera correcta la retención del ISR. No, señor: a Martín Flores eso no le bastó, de ahí que se haya visto en la necesidad de molestar a un sector de la sociedad que debe ser respetado, por los años que ya prestaron al gobierno y a la sociedad, y utilizarlos para sus perversos fines políticos. 

Las fotos y videos que circularon en las redes sociales dan amplia cuenta de la forma en la que manipuló a los pensionados y jubilados en el Complejo Administrativo. El tema del ISR, por cierto, es un asunto ya explicado hasta el cansancio; no se trata de una imposición del Gobierno del Estado ni un capricho, sino un impuesto federal que tiene que ser reportado; de no hacerlo, habría sanciones severas para el propio empleado. 

Pero acostumbrado a tener lo que quiera por los medios que sean, Martín Flores no cejará en su intentona de liderar la movilización contra el Gobierno del Estado por el tema del ISR, hasta hacer que se regrese el dinero que ya fue reportado al Sistema de Administración Tributaria (SAT). En fin: se trata de un caso patético que ya no tiene remedio.

2. El cinismo del síndico del Ayuntamiento de Colima no tiene límites. A propósito de la propuesta de Ley de Pensiones, Paquito Rodríguez se dio a la tarea de ir con trabajadores de la comuna capitalina para manipularlos, aprovechándose de su desconocimiento sobre el tema, al tratar de venderles patrañas, en el sentido de que supuestamente resultarán afectados si se aprueba esa legislación, lo que coincide con la postura que sostiene el “líder” del STSGE.

Por las redes sociales circularon varios videos en los que el cínico síndico del municipio de Colima desinforma a los trabajadores para, a continuación, hacerlos declarar lo que a él le interesa escuchar, tras haberlos engañado, en contra de la citada Ley de Pensiones, que actualmente se encuentra a debate en el Congreso local. Pero resulta que Paquito Rodríguez se fue por la libre, pues su posición personal se contrapone con la postura oficial del presidente municipal, Héctor ElBienamado Insúa García.

En efecto: el alcalde capitalino ha declarado públicamente que apoya la propuesta de Ley de Pensiones impulsada por el gobierno estatal, pues es lo más apropiado para que se termine con ese pozo sin fondo de corrupción que ha sido la Dirección de Pensiones desde muchas administraciones anteriores, obviamente con algunas propuestas que hagan los propios interesados: los trabajadores del Gobierno del Estado y de los municipios.

Sin embargo, el cínico del síndico de Colima le dio amplia difusión a su propia posición sobre la Ley de Pensiones, saltándose las trancas de la postura oficial, además de engañar a los trabajadores. ¿Rompimiento en puerta con el alcalde Insúa García?

Por otro lado, en su tarea de atacar al sindicato que encabeza Héctor A. León Álam, Paquito Rodríguez demandó a ese organismo por utilizar una camioneta que es propiedad del Ayuntamiento de Colima, pero que en la Oficialía Mayor se cedió en comodato. No hay ninguna irregularidad en esa decisión, pero me informan que, de proceder la demanda del síndico contra el sindicato formal de la comuna capitalina, por lo menos pasarán 40 años.

Para entonces, si es que aún existe el mentado síndico, posiblemente le vayan a entregar a su casa lo que quede de la camioneta por la que hoy lucha con tanta vehemencia y ahínco.

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas