Tarea Política: ¡A qué Cabrales!

Por José Luís Santana Ochoa*

“Se tiene previsto construir en Manzanillo un hospital del ISSSTE para el 2018. Podría ser de 60 camas, (pues) son mucho menos derechohabientes que en Colima, pero creo que un hospital de 60 camas en el mediano plazo sería extraordinario para Manzanillo”, ha declarado el todavía encargado de la Delegación Estatal Colima del ISSSTE, Humberto Cabrales Aguilar, el mismo que hace ya tres meses prometió que en menos de dos “iniciará la contratación de 100 médicos especialistas y enfermeros en el ISSSTE de Colima para brindar un mejor servicio a los derechohabientes a través de las unidades médicas y clínicas”.

Por supuesto que sería extraordinario para Manzanillo tener un nuevo hospital de 60 camas, y para todo el estado 100 médicos especialistas y enfermeros adicionales en el ISSSTE, pues con tales capacidades brindaría un mejor servicio a sus derechohabientes, pero de lo que promete el tal Cabrales al hecho, a la materialización de sus puntadas,  hay mucho trecho. Sobre la Casa de Día en Colima capital que fuera gestionada por el ex Delegado Guillermo Villa Godínez que la vio casi concluida,  Cabrales asegura que “la Dirección de Obras del ISSSTE está en vía de entregarla en esta semana, para que luego se otorgue el mobiliario, la plantilla de personal y, antes de fin de año, inaugurarla”. ¡Amén!

Y es que ya transcurrió el plazo que el mismo Cabrales Aguilar estableció,  y el proceso de contratación del nuevo personal no ha iniciado, y como Don Teofilito. Ahora su comprensible afán de anunciar supuestas buenas nuevas lo llevó al Puerto a crear falsas expectativas en la población  derechohabiente con palabras tan imprecisas como “se tiene previsto, cree, podría y sería”.  Don Cabrales pasa por alto que con el enorme déficit financiero que arrastra el ISSSTE  y las exigencias adicionales que le ha impuesto el reciente temblor, sus alegres nuevas son una vacilada de mal gusto.

La nueva puntada de Don Humberto volvió a provocar las carcajadas en las oficinas centrales de la Institución en la ciudad de México a cuyos titulares les vale una pura y dos con sal el desmadre imperante en su Delegación Estatal convertida en campo de batalla donde dirimen sus diferencias irreconcialbles el propio encargado del negocio y los subdelegados médico, administrativo y de prestaciones sociales, en lucha libre todos contra todos.

Incapaz de poner orden y concierto entre sus ‘colaboradores’, el encargado de la Delegación se evade anunciando cuentas alegres como las anteriores y la de que “además se trabaja en la eficiencia de los servicios de la clínica Miguel Trejo de Colima, con estrategia para que todos los turnos estén cubiertos. Tenemos un 98% de abasto en medicamentos y creemos que antes de fin de año estamos en la posibilidad de tener servicios mucho más eficientes, y tener médicos especialistas más comprometidos, certificados y contratados para diferentes especialidades”, todo lo cual no se refleja en una mejor atención a sus pacientes que a punto han estado de perder la calma y el sosiego.

EL ACABO

  • En la Secretaría de Salud del Gobierno del Estado tampoco cantan mal las rancheras. El Hospital Materno Infantil de Villa de Álvarez que iba a entrar en servicio el pasado mes de agosto y no fue así, es claro ejemplo de ello. “Creo que podemos iniciar perfectamente la consulta externa y derivado de las consultas y de los controles prenatales que tenga este hospital, eventualmente iremos atendiendo los partos, e iremos proporcionando la atención”, declara su titular Ignacio Federico Villaseñor Ruiz,  mientras que el Director del HMIV, Rubén Álvarez Gil, aclara que “al inicio la capacidad total de este hospital no estará en condiciones de funcionar, esto no quiere decir que el servicio no funcionará, sino simplemente para llegar al tope de la capacidad de este hospital se requerirán posteriormente más recursos”. ¡No pos sí¡
  • ¿También a la nueva Directora Administrativa de la SS y BS del Gobierno del Estado su jefe formal, Ignacio Federico Villaseñor Ruiz, investirá de amplios poderes “para que suscriba en tiempo y forma los contratos eventuales por tiempo determinado y/o de prestación de servicios profesionales asimilados a salarios y/o de honorarios, arrendamientos de bienes inmuebles, así como adquisiciones y/o servicios, con la finalidad de que los procedimientos administrativos sean ágiles, eficientes y de calidad respecto de los servicios que presta esta Secretaría a mi cargo”, como lo hizo con Julián Martínez Barrera, protegido del israelita  Efraín Hendy Zaga, caro amigo de José Ignacio?
  • Si el bombero de la disociada administración peraltista es Arnoldo Ochoa González, ¿Quién es el incendiario?
  • Columnista#G8 Independiente.

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario