Camino Real

Por Esteban Cortés Rojas

La renuncia del Secretario de Educación, Oscar Javier Hernández Rosas, dejó viendo visiones a más de cuatro, pues el gobernador Ignacio Peralta había dado muestras de resistencia ante los embates de quienes exigían la salida del funcionario. Para todos estaba claro que el fondo del problema era político y tenía que ver con las luchas insanas por el poder ante la  cercanía del año electoral; además, era bastante claro que la falta de pagos que se le achacaba a Hernández Rosas, era -es- un asqueroso invento de los mismos que enarbolaban la exigencia. Ante esto, Nacho Peralta se había mantenido firme.

Pero en el marco del diálogo habido entre los dirigentes sindicales del SNTE y el gobernador del Estado, hubo acuerdos para solucionar la problemática de los trabajadores de la educación en lo que corresponde al Servicio Profesional Docente y los adeudos de algunas prestaciones que se dejaron de pagar en la anterior administración.

Estos acuerdos dieron pie para que se levantara el plantón que los maestros sostenía en el edificio de la Secretaría de Educación impidiendo el acceso a trabajadores administrativos y principalmente a quien detentaba la titularidad de la dependencia (Hernández Rosas).

El compromiso que asumió el gobernador Peralta como resultado de estos acuerdos fue muy claro: dinero no hay para pagar el adeudo que no fue adquirido por su administración (sino por la anterior, con el eficiente concurso de varios de los ahora exigentes pasándose de listos). Por tanto, los profesores tendrán que esperar el resultado de las gestiones que el gobernador, junto con los dirigentes del magisterio, harán ante el gobierno federal, especialmente con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, de la cual es titular José Antonio Meade, quien ya conoce el problema.

En lo referente al Servicio Profesional Docente, el gobernador no se salió de contexto y les dijo que éstos asuntos se resolverán conforme a lo que establece la Ley, aclarándoles que ésta se encuentra por encima de cualquier interés personal, lo cual ha puesto a temblar a muchos que se dicen afectados por algunos procesos de la reforma educativa y que ciertamente les sacan ronchas porque -¡horror!-, tendrán que andar derechitos.

Pero sorpresivamente, el miércoles, al filo del mediodía, el gobernador anuncio que le aceptó la renuncia a Oscar Javier Hernández Rosas al cargo de Secretario de Educación, lo que se identificó como el cumplimiento a su palabra de parte de Peralta, en respuesta a los acuerdos a que llegó con los maestros. Este cambio en la titularidad de la Secretaría de Educación compromete más al gremio magisterial para que se acaten los resultados que se den en las mesas de negociación que desde el miércoles se instalaron con la respectiva representación de las partes, de ahí que algunos trabajadores que buscaron ampararse en las faldas del sindicato para tapar su irregularidad laboral, tendrán que enfrentar la Ley a secas; porque si para el gobernador no fue fácil deshacerse de un Secretario, para los trabajadores de la educación que no hayan cumplido con los preceptos que marca la reforma educativa, será difícil que enfrenten el marco legal para seguir medrando en la Secretaría de Educación. Y son varios los profes que están en esa situación.

Colima no está como para reproducir otro engendro como el IEEPO que tantos dolores de cabeza le ha dado a Oaxaca y al país.

MESON.- Los partidos políticos ya no tienen ideología ni representan a la sociedad, por eso andan haciendo frentes, alianzas, coaliciones, etcétera… Como ya no tienen nada que dar, reparten despensas  mataelhambre, materiales de construcción casi regalados, zapatos, ropa y demás… Todas esas dádivas solo confirman dos cosas: que esos políticos “generosos” han fracasado en darle bienestar a la sociedad a la que no supieron ofrecerle proyectos y programas para superar condiciones de pobreza; y que ya no tienen nada que ofrecer más que migajas… La gente, pobre y desinformada, les recibe los regalos y los productos baratos en vez de aventárselos a la cara y correrlos con una mentada de madre… Y El Pejegorgojo, que aunque cueste creerlo no es ningún pejendejo, les aconseja sabiamente: reciban todo lo que lej den, pero voten por mí… En ese contexto, es una lástima (¡Que rico vacilón!) que se hayan inscrito más de treinta candidatos independientes a la Presidencia de la República… El choteo es la forma más efectiva de desacreditar… ¡Arrieros somos!

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario