B r a s a s: Nacho y los caprichosos de la renuncia

Por J. Ángel Ramírez López

NACHO Y LOS CAPRICHOSOS DE LA RENUNCIA

Queda claro que es una lucha de fuerzas entre las Secciones sindicales, parte del magisterio y oportunistas, con el gobierno de José Ignacio Peralta, a quien quieren verle el talón de Aquiles, la debilidad de su gobierno, para que mediante la presión –o el chantaje-, se doblegue, y de ahí en adelante dictarle la carta de cómo gobernar Colima, al estilo del todavía senador a punto de concluir, JLPR, quien quería cogobernar.

Pero el gobernador ya lo ha advertido varias veces, de que él tomará la decisión final cuando lo haya qué hacer, por lo que si hay conflictos y desavenencias, los cambios los hará en su momento y no cuando mediante la opresión –o el chantaje-, se lo quieran dictar los oportunistas. Lo cierto es que, a como se ve, Hernández Rosas no durará mucho en el cargo, pero que la autoridad y la ley las tiene el gobernador JIPS.

LOS NIÑOS HÉROES Y LA GLORIETA CON BACHES

Por coincidencia este martes 12 de septiembre pasé por la glorieta de los Niños Héroes y la vi llena de baches, sabiendo que al día siguiente (miércoles), se celebraría el acto cívico en su honor, porque ya estaba montada toda la estructura, y por curiosidad acudí el miércoles, después del evento, para saber si así se dejó el sitio de honor, o se cubrirían los baches para dignificar el evento, pero todo quedó igual.

En efecto, las autoridades estatales y las fuerzas militares desarrollaron ahí el acto en honor a la gesta heroica, pero la autoridad municipal no tuvo el respeto ni el valor cívico correspondiente para recibir a la investidura oficial con una glorieta bien atendida en su mejora, sino que la plena fiesta se desarrolló en el área llena de baches de los que todavía abundan en Colima. Es el valor moral de la autoridad municipal.

BARRIOS Y PERSONAS, VUELVE LA BURRA AL TRIGO

La Secretaría de Seguridad Pública concluyó que fueron atrapadas algunas personas que se dedicaban a delinquir, pertenecientes al barrio de EL Mezcalito, por lo que junto con el taller mecánico para desvalijar vehículos en El Zalatón, se nota que “vuelve la burra al trigo”, que los barrios y colonias famosas deben seguir en la mira de las autoridades por sus hechos delictivos, y entonces deben estar alertas.

Digo esto porque durante algunos años hubo personal de seguridad y ministerial en El Mezcalito, donde los halcones asentados en la calle Medellín alertaron a sus patrones de la estrategia, hasta que éstos optaron por cambiarse a La Albarrada, El Tívoli, Mirador de la Cumbre, Francisco Villa, a seguir con sus turbios negocios, y como la autoridad regresó a casa, ellos regresaron a sus guaridas a seguir con su comercio.

NORMALISTAS, LA REUNIÓN DE SEPTIEMBRE

Y ahí estuvimos los compañeros egresados de la primera y única generación de la Normal “Jorge Castell Guerrero”, que funcionó en el edificio del Instituto Fray Pedro de Gante, entre 198 a 1981, siendo la maestra Griselda Álvarez quien nos firmó el título profesional, con la única condición pactada entre las partes de no exigir ni pedir plaza laboral, y todos felices, por eso nos reunimos una vez por mes.

El sábado 2 de septiembre estuvimos unos 30 compañeros en esa amplia, vieja y confortable casa del compañero Alfonso “N”, en El Chanal, conviviendo y platicando esas anécdotas de juventud campesina, jodida y miserable, quienes fuimos también los pioneros del CONAFE y normalistas titulados, la mayoría hoy jubilada y gozando de sus prestaciones de ley. Yo, en el campo de batalla educativa, como Juan Pablo II, no como Benedicto XVI. La próxima reunión, el 14 de octubre, en una playa de Tecomán.

PANTEÓN, SE INUNDA DE MALEZA

Como casi todas las obras municipales, el Panteón de Colima también está olvidado y lleno de maleza, tanto que hasta en la parte trasera, en la colonia Villas de San Sebastián se ven las ramas caídas, la basura y las piedras sueltas desde hace meses, afeando la fisonomía de la zona y contaminando el ambiente, por lo que es necesario la acción municipal para darle vida a esta parte de Colima.

La maleza tiene más de un metro de crecida, hay ramas caídas por las lluvias, basura y piedras que fueron arrastradas por las corrientes pluviales y que están esparcidas en ese lugar, además de que faltan trabajos de restauración para que no se juzgue que la alcaldía está en manos de un viejito sin reflejos. Los funcionarios municipales deben trabajar con iniciativa propia para que no le caiga toda la crítica a la primera autoridad municipal.

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario