Tarea Política: Todos quieren

Por José Luís Santana Ochoa

La mejor prueba de que el paraíso en la tierra es el Senado de la República, es el gran número de tiradores a sus curules, tantos que no ajustarían las cenadurías de ciudad Villa de Álvarez para darles acomodo a todos. Cualquiera se siente con los méritos suficientes como para representar al estado de Colima en la Cámara Alta del Congreso de la Unión, de preferencia por la privilegiada vía plurinominal o de perdida yendo en el primer lugar de la fórmula de dos candidatos por cada partido participante en las elecciones federales programadas para el domingo 01/07/2018. La explicación a la gran demanda de senadurías es que éstas se han abaratado mucho a últimas fechas.

Para que la ciudad y el país se enteren de sus pretensiones político-electorales, aspirantes a senadores hay que pagan costosas planas publicitarias en revistas de sociales, pero a otros apenas les ajuste para que los novelistas de ficción política los promuevan por cien pesos cada mención, como si las nominaciones de las candidaturas al Senado se cocinaran localmente y no a nivel central donde las cúpulas partidistas deciden a discreción. En su calentura, los guajiros aspirantes senatoriales  pasan por alto que el peso e influencia que el gobernador y los comités directivos estatales tienen en tales decisiones es meramente marginal, no más allá de su disciplinada aceptación de las mismas.

Con la infundada esperanza de que la candidatura presidencial del Moreno Andrés Manuel López Obrador los ayude a ganar, han entrado en calor la ex diputada federal plurinominal, ex alcaldesa de Cuauhtémoc y ex Secretaria de Desarrollo Social del gobierno peraltista, Indira Vizcaíno Silva; el dos veces candidato perdedor a la gubernatura de Colima, General José Francisco Gallardo Rodríguez; y el vival dueño de la franquicia petista en la entidad y aliado hasta la ignominia de José Ignacio, el plurinominalero Joel Padilla Peña.

En la danza tricolor por los mismos cargos anda el ex diputado local de mayoría relativa, ex síndico municipal y Director General del Instituto Mexicano de la Juventud, José Manuel Romero Coello, a quien ven en pareja con la bonitilla Ximena Puente De La Mora, inédita en contiendas electorales pero que siempre ha sido bien apadrinada  para llegar a importantes cargos en la administración pública estatal y federal  como el de Presidente del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personal (INAI), que ocupó hasta hace unos meses. Esta fórmula que sus promotores ven digna de portadas en la revista “Dos8” compite con la conformada por el ex diputado local de mayoría relativa, ex presidente municipal de Villa de Álvarez, diputado por el Primer Distrito Electoral Federal y Delegado General de la CNOP en Colima, Enrique Rojas Orozco; y la Secretaria General del CDE del PRI, Lizeth Rodríguez Soriano.

En el bando panista son más los y las que desean sacrificarse por Colima el próximo sexenio 2018-2024 como senadores o senadoras de la República. Por las damas, tienen prendidas sus veladoras la ex diputada local  de mayoría relativa y alcaldesa de Manzanillo, Gabriela Benavides Cobos; su tocaya la dos veces diputada local  de mayoría relativa, Gabriela De la Paz Sevilla Blanco; la ex diputada local de mayoría relativa y diputada federal plurinominal, Gretel Culin Jaime; y la diputada local plurinominal, Julia Jiménez Angulo. Los caballeros azules que sueñan convertirse en senadores son el líder invicto en contiendas electorales plurinominales, Fernando “Bob el constructor” Antero Valle; el ex diputado local de mayoría relativa y ex diputado federal plurinominal, Pedro Peralta Rivas; el diputado local de mayoría relativa, Riult Rivera Gutiérrez; el mal pastor del rebaño panista en el Congreso del Estado al que se le fueron las cabras al monte, diputado local plurinominal,  Luis Humberto Ladino Ochoa; y hasta Miguel Alejandro García Rivera, diputado local de mayoría relativa.

Mención aparte merece el dos veces alcalde de Manzanillo y diputado federal plurinominal, Virgilio Mendosa Amezcua, a quien los dueños de la franquicia nacional del Partido Verde Ecologista de México quieren en la próxima legislatura senatorial.

EL ACABO

  • De todos los mencionados en párrafos anteriores, más los que en adelante se apunten, sólo media docena alcanzará las ansiadas candidaturas y tres de ellos el objetivo de llegar al paraíso en la tierra que es el Senado d la República.
  • El finlandés todavía Secretario de Educación del Gobierno del Estado, Óscar Hernández “El pelón” Rosas, jura y perjura que los dirigentes de las secciones VI y XXXIX del SNTE que están exigiendo su cese inmediato del cargo le pelan los dientes porque tiene el respaldo hasta la ignominia del disociado José Ignacio Peralta y del iletrado titular de la SEP Aurelio Nuño. ¿Será?

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas