Tarea Política: Gobernador Evadido

Por José Luís Santana Ochoa

Muy burda la estrategia orquestada por la ‘inteligencia’ al servicio de José Ignacio que no da pie con bola, para justificar sus estratosféricos gastos de viaje en aviones comerciales y aerotaxis, con cargo a los bolsillos de los colimenses que supone deberán brincar de felicidad porque su gobernador dizque en los últimos 16 meses ha reducido en 5.5 millones de pesos lo que se hubiera gastado de haber seguido volando en el aeroplano que tuvo a bien vender, pues en lugar de los 20 millones de pesos que asegura ello implicaría, gracias a que se deshizo de él, ‘nomás’ se ha gastado casi un millón de pesos mensuales durante un año un tercio.

Lo anterior aceptando sin conceder la veracidad de la respuesta que su propia oficina le dio a la “petición oficial de información” que a valores entendidos le hizo el periódico digital peraltista AF Medios, pues a leguas se ve que inflaron los costos de operación del avión silverista-anguinista y castigaron los gastos de traslado aéreo del bilingüe graduado del ITAM y de Essex University, para así presumir ahorros que desde su peculiar óptica le dan la razón en la decisión que tomó de haberse deshecho del avión cuya venta le dio dinero a manos llenas para dar y prestar.

Según los números arreglados entre José Ignacio y AF medios, aquél apenas ha realizado unos 9 vuelos por mes con un costo estimado en promedio de cien mil pesos cada uno para sumar en total 14 millones y medio de pesos en 16 meses, poca cosa si se considera lo que alega el viajero frecuenta de que “vivimos en un país muy centralizado y es necesario estar constantemente yendo a la ciudad de México”, y para donde le apunte el zapato, habría que agregar. Pero si de verdad fuera necesaria la presencia cotidiana del amigo de Peña Nieto en Cdmex, lo mejor para los colimenses sería que allá se domiciliara y sólo viniera a Colima cada quincena, les ahorraría una muy buena lana.

Si, como alega José Ignacio, “es imposible no cumplir compromisos oficiales y de gobernador en la capital de la República y otros estados, reuniones con gabinete o dependencias federales, reuniones de seguridad, reuniones de la Conago”, razón de más para que allá viva permanentemente y sólo venga a tierras colimotas muy de vez en cuando, evitándose así riesgos innecesarios y el martirio de volar por obligación no por placer. Total, es lo mismo si está o no está en la entidad, pero es mejor para él y sus gobernaos si no vuela tanto hacia Colima desde donde ande.

La verdad es que al evadido gobernador Peralta pocos colimenses le creen que “se está trabajando muy duro, se viaja cuando se tiene que viajar, mis viajes no son de placer, son de trabajo, y no por eso se está desatendiendo la seguridad”, pues la terca realidad les dice que en la administración peraltista siguen imperando la incompetencia, la corrupción y la impunidad, y la violencia contra las vidas y patrimonios de los colimenses sigue siendo pan de todos los días.

Eso sí, hay que agradecerle a José Ignacio el que de vez en cuando se digne volar en aviones comerciales, y que en las ciudades de México, New York y París se hospede en departamentos de su propiedad sin cobrarle al pueblo de Colima ningún centavo por concepto de viáticos, lo que también es un gran ahorro. ¡Muchas gracias, muy agradecidos, muy agradecidos, muy agradecidos ¡ De verdad.

EL ACABO

· Las mismas recomendaciones que el tío editor de José Ignacio le hizo al magisterio colimense para sacudirse de una vez por todas al finlandés conflictivo y rústico Secretario de Educación, Óscar Hernández Rosas, con marchas, plantones y toma de oficinas, son aplicables para que, por ejemplo, en la Secretaría de Salud y Bienestar Social sus trabajadores corran a escobazos a José Julián Martínez Barrea, quien allí manda y gobierna con el poder que el Secretario Adjunto le otorgó.

· Como José Ignacio está casado con sus incompetentes, deshonestos y conflictivos secretarios, desoye cualquier crítica que se les haga y más se aferra a sostenerlos en los cargos que nunca jamás debió haberles otorgado. La única explicación de tal cerrazón y empecinamiento es que está metido con ellos en el ajo. ¿O no?

· Los habitantes de cotos ubicados en el Barrio V del Valles de Las Garzas del Fraccionamiento Soleares en la ciudad y puerto de Manzanillo, están que trinan de coraje y santa indignación porque en un terreno ubicado en las inmediaciones del mismo la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado donde manda y gobierna José Julián Martínez Barrea, quien pretende instalar una bodega de vectores que implica el almacenaje de químicos de alto riesgo para el vecindario

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario