Brasas: Colima, Aquellas Carreteras de Autos

Por J. Ángel Ramírez López

COLIMA, AQUELLAS CARRERAS DE AUTOS

Cuando hablo de carreras de autos no me refiero a las “carreritas” de los juniors” ni de los cretinos que ante la falta de inteligencia apantallan con dinero y poder por influencia, sino las que se hacían en los años mozos, en el Colima del ayer, en la entonces mejor diseñada colonia de Colima, única en su tiempo con pavimento hidráulico de los años 70s., donde competían corredores locales y nacionales,

Esa improvisada pista de carreras de la colonia Jardines de la Corregidora, donde se ponían vallas y otros accesorios para asegurar a los pilotos, a sus autos y al público asistente, mientras que a toda máquina corrían los Renault, Datsun, Volkswagen y carros pequeños de la época, pero arreglados para correr, y jamás hubo percances ni otro sitio en Colima para las carreras de autos, sin considerar el área de arrancones.

COMUNA, BACHES Y LA JUSTIFICACIÓN BOBA

Dizque la autoridad municipal está pidiendo a la población que salga lo menos posible a la calle en esta temporada de lluvias, para evitar que por tanto bache sufra algún problema personal o vehicular, o lo que es lo mismo, quiere decretar toque de queda, cuando que el problema no es que la gente salga, sino que la autoridad mejore las vialidades durante las lluvias, que para eso el pueblo paga impuestos.

Desde esta lógica, entonces carguemos la cruz a Cristo en su calvario, lo azotemos y matemos, para salvarnos los pecadores, pensando que el culpable es el de la cruz, y no los que aclamamos a grito abierto su crucificación. Es Raymundo González el que debe responder al pueblo, no al revés, a menos que la autoridad no tenga capacidad de cumplir su obligación por la que devenga un salario oneroso.

MOTOCICLISTAS, UN RISGO EN VIALIDAD

Son un riesgo los motociclistas en las vialidades de la zona conurbada, primero, porque no están actualizados con la normatividad, segundo, porque se pasan delante de los autos en el semáforo, para luego no poder encender la moto y los choferes esperar, o cuando la moto funciona, viajar a vuelta de rueda y de balde meterse adelante; en muchos casos, “culebrear” entre los vehículos, poniendo en aprietos a los automovilistas.

En otros casos, viajar como relámpagos, como si las vialidades fueran suyas, en plena anarquía y sin que nadie les marque el alto por lo riesgoso de su traslado. Si tienen documentos en regla, que respeten las vialidades, que es lo que menos hacen, y entonces los choferes deben cuidarlos en su libre tránsito por las calles, como papás a sus bebés. Por eso tanto motociclista accidentado.

ATRAPAN AL VICTIMARIO; SIGUEN LOS DEMÁS

La nota policiaca informa que fue atrapado un victimario de un policía ministerial, el cual ya fue recluido en el CERESO de Colima, en tanto que su compañero fue abatido por la policía, por lo que las cuentas están saldadas, y eso es bueno, para evitar la complicidad y mucho más la impunidad. Ahora falta que esa eficiencia se lleve a cabo con otros casos de balaceados, robados y ejecutados.

Se ve que hay diligencia y eficiencia en la investigación cuando se trata de atentados contra los de casa, por lo que el pueblo pide que esa diligencia se muestre en otros hechos donde hay injusticia y nunca se da con los responsables. Diario se ejecutan unas cinco personas, acaban de robar a un comerciante un millón de pesos y hay decenas de robos en casas-habitación; faltan las aprehensiones.

DELEGACIÓN PGR, LAS MALAS CUENTAS

El gobernador José Ignacio Peralta acaba de recibir al nuevo delegado de la PGR en Colima, Miguel Ángel Campos, luego que desde abril esta delegación permanecía acéfala, por lo que con este nombramiento se le dará formalidad y quizá mayor eficiencia al trabajo de esa dependencia, cuya labor es delicada pero que en los reforzamientos contra la inseguridad poca presencia había manifestado.

Ojalá y el delegado traiga espíritu de honestidad, perdida en los gobiernos de SCC y Mario Anguiano, faltos de voz y mando. Recuerdo a esa señora que me pidió intervenir como periodista cuando atraparon a su hijo drogadicto. Le pidieron 10 mil pesos para dejarlo libre. Le dije que consiguiera lo que pudiera y le dieran el dinero al delegado. Fueron con seis mil pesos, pero el chavo ya había salido y eso evitó la mordida.

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario