Escenario Político

TEMBLOR EN LA SEP- COLIMA

Para estar a tono con los movimientos telúricos, las secciones, 6 y 39 del SNTE, le están moviendo el tapete al Secretario del Ramo, Óscar Javier Hernández Rosas, a quien le cuelgan un montón de medallitas negativas, al grado de no querer dialogar con él, ni mucho menos verlo de frente.

El terremoto llego con fuerza y los líderes, Heriberto Valladares Ochoa y Prisciliano González Aguilar, argumentan en su reclamo que el “Fallido Secretario”, les ha afectado los derechos de los trabajadores y tiene asuntos laborales detenidos de carácter prioritario.

A la luz de estas afrentas, las cuales ya tienen tiempo, no ha sido posible detener las salvajes actitudes de un Secretario que no genera confianza en el sector magisterial ni en la dirigencia que los representa.

Que se puede esperar de un hombre que carece de antecedentes pedagógicos, de civilidad, de ética y de buenos modales para dirigir al sector de mayor importancia en el desarrollo educativo de la población colimense.

Óscar Javier se ganó a pulso el repudio de los maestros, por ello, es urgente tomar medidas de cambio y no seguir perjudicando la Reforma Educativa en su veraz aplicación en el Estado.

Hoy los dirigentes sindicales de los maestros le cerraron el paso a un “Secretario Nefasto” para no dejarlo llegar a sus cómodas oficinas, mañana deberán cerrarle el paso a todos aquellos que se aprovechan del magisterio para lograr curules legislativas y hacer presencia oportunista en los movimientos de denuncia, como ocurre con el Diputado Federal Javier Pinto, que aparece con la bandera de maestro, escondiendo su pancarta de PANAL.

 

NACHO, ELIMINAR POBREZA EXTREMA EN ESTE SEXENIO, COMO LA INSEGURIDAD

El gobernador José Ignacio Peralta Sánchez se comprometió a que en su gobernó se eliminará la pobreza extrema en Colima, rebasando la meta nacional anunciada por el presidente Enrique Peña Nieto, quien se dio un plazo de 10 años, en tanto que en Colima será cuando mucho en cinco años, es decir, en la presente administración estatal, toda vez que en el año 2016 la pobreza extrema disminuyó de 3.4 por ciento a 2.6, lo que hará factible que en un lustro se erradique definitivamente, sostuvo el gobernador.

Entrevistado el pasado fin de semana en Tecomán, Peralta Sánchez expuso que  entre los años 2014 al 2016 la pobreza en general disminuyó en Colima de un 34.3 a  un 33.6 por ciento, de acuerdo a los datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), mientras que la pobreza extrema pasó de 3.4 a 2.6, como se dijo líneas arriba, al haber un total de cinco mil 200 personas que elevaron du nivel de vida en el último año., y agregó que de acuerdo al compromiso presidencial en 10 años se eliminaría la pobreza extrema.

Informó el gobernador que en Colima solamente se requieren cinco años para que como parte de las políticas públicas se pueda eliminar la pobreza extrema, es decir, antes de que concluya su gobierno, “pues reducir la pobreza extrema fue uno de los compromisos de campaña, por lo que confirmamos que este compromiso será posible en esta administración, que concluye en el 2021”, expuso, por lo que habrá que ver si se cumple este compromiso, como el de la inseguridad bajo el lema “Para que vivas feliz”, que también propagó en su campaña de gobierno, y seguramente estará enfocado en ello, porque no se ven avances sólidos.

 

PEÑA NIETO, SEXTO AÑO DE GOBIERNO DE INDECISIÓN Y OSCURIDAD

Seguramente no hay luz o ya la cortaron por lo cara, pero lo cierto es que el presidente Enrique Peña Nieto está avanzando al sexto y último año de gobierno en plena oscuridad, con más goles en contra por parte del hampa, de la macroeconomía y política internacional, que a favor, con sus planes estratégicos de renovación de su forma de gobierno, que hasta el momento no ha dado el ancho, la medida ni la adaptación a la realidad y necesidad que vive el pueblo mexicano, y por eso los nubarrones, los rayos y centellas en esta inclemente lluvia de su futuro hacia el último año de gobierno.

Pero eso sí, ya todo mundo está metiendo mano al pastel de la sucesión gubernamental, hasta dejarlo manoseado, mientras que al gobierno federal lo están acotando y lo están dejando sin capacidad de maniobra ni margen de negociación; pleno desgaste político y personalidad mellada por la crisis, la inflación y la indefinición administrativa; no de balde los augurios de mal posición durante la entrevista en la Feria Internacional del Libro, en Guadalajara (FIL), en que ya se vaticinaba su gobierno gris, como lo demostró en su Quinto Informe de Gobierno, de más ilusiones, compromisos y metas para el futuro, que de realidades y hechos concreto de su labor en el penúltimo año de su gobierno.

La administración de Peña Nieto está empañada por la sucesión presidencial, sin que hasta el momento, tampoco, haya una definición de partidos políticos y precandidatos, cuestionados por sus manejos turbios y corrupción, y que por ello, se parezcan al titubeante gobierno federal.  “Tal, para cual”, dijera el literato Mario Benedetti, mientras que el pueblo enfrentando deudas, incredulidad en sus gobernantes, inseguridad pública y deterioro de las instituciones, por lo que, en cuestión de elecciones para la sucesión, tan mal es el pinto, como el colorado, ni a cuál irle, si lo importante en pleno siglo XXI es servirse desde el poder, porque la policía es negocio. Así como, pues.

 

Acerca del Autor

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario